Salud

Consecuencias graves de aguantar las ganas de orinar

Las personas tienen la capacidad de bloquear voluntariamente la necesidad de orinar, sin embargo, si esta conducta se vuelve metódica y continua, pueden aparecer graves problemas para la salud. Por esta razón, nunca se debe retener la orina demasiado tiempo.

No obstante, con frecuencia soportamos las ganas de orinar porque no siempre tenemos acceso a un baño. Durante el día, la cantidad de veces que orinemos puede depender de diversos factores. Los cuales incluye la cantidad, lo que bebemos y alguna condición patológica.

¿Cuál es la capacidad de la vejiga?

Generalmente, antes de sentir la necesidad de orinar, la vejiga de un adulto puede llenarse hasta con 400/500 mililitros de líquido, en este sentido, es posible bloquearlo de manera voluntaria. Luego, se envía una señal desde el cerebro por medio del nervio pudendo, esperando el momento adecuado cuando lleguemos al baño. Al alcanzar los 800 mililitros, este estímulo ya no se puede dominar y la vejiga se vacía instantáneamente.

Pero ¿Qué sucede cuando soportamos estas ganas de orinar por mucho tiempo?

El manejo de la micción

Esta necesidad se regula por receptores dentro de la vejiga, los cuales indican el instante de ir al baño. Si no podemos ir al baño en ese momento, el impulso nervioso tiene la capacidad de bloquear los esfínteres cilíndricos de nuestro cuerpo para evitar así el paso de la orina a la uretra.

Claramente, esto no ocasiona ningún problema de salud, pero lastimosamente si esta conducta es prolongada en el tiempo entonces pueden aparecer algunas consecuencias desagradables.

Infección del tracto urinario

Este es uno de los primeros riesgos, debido a que la orina que se retiene por mucho tiempo puede generar en el organismo la proliferación de bacterias patógenas, que es la principal causa de la cistitis, es decir, infección en la vejiga.

Además, se produce un debilitamiento de los músculos de la vejiga, dado que al hacer fuerza para retener la orina el músculo detrusor puede dejar de funcionar adecuadamente y vaciarlo solo en parte. Por consiguiente, esto produce una necesidad constante de ir al baño.

Una vejiga rota  

El mayor peligro de retener la orina durante mucho tiempo es una vejiga rota. Esto se debe a que, si este comportamiento se vuelve habitual, existe el riesgo de rotura de órganos por el debilitamiento de los músculos.

De este modo, las personas más expuestas son aquellas que tienden a emborracharse y que por esta condición no pueden controlar su micción. Igualmente, aquellos que han sufrido algunos traumas, como accidentarse en auto, están más expuestos a que se les rompa su vejiga.

Publicaciones relacionadas