Belleza

10 cosas que debes saber sobre la grasa corporal

Nuestro organismo cuenta con células de grasa de color marrón, blanco y beige. ¿Cómo se comportan? ¿Cuál brinda beneficios y cuál resulta negativa? En este post lo detallamos.

Muchos no saben bien que existen varios tipos de grasa corporal. Y aunque no lo creas, algunas grasas (la marrón o beige) son buenas para ti, por lo que hoy veremos 10 cosas a tener en cuenta sobre las grasas en general.

La mala imagen de la grasa corporal.

En los últimos años ha sido común darle una mala imagen a la grasa, y aunque el sobrepeso y la obesidad son problemas reales que aumentan el riesgo de ciertas enfermedades, el debate está lejos de terminar, ya que no todas las grasas tienen el mismo efecto y algunas son muy beneficiosas para el organismo.

Las grasas no son tan malas como creemos.

Por extraño que pueda parecer, la grasa tiene muchos beneficios para la salud, ya que amortigua y protege los órganos vitales, ayuda a mantener la temperatura corporal y nos protege de la inanición funcionando como una reserva de energía.

Existen varios tipos de grasa.

El tipo de grasa predominante en el cuerpo es la grasa blanca, esta es la que se encuentra especialmente alrededor de la cintura y su función principal es almacenar el exceso de energía para poder usarlo cuando sea necesario. Cuando se hace dieta o se deja de comer, el cuerpo recurre a estas reservas de grasas para obtener combustible.

El papel de las células grasas.

Además de almacenar energía, los glóbulos blancos generan hormonas como leptina y adiponectina. La adiponectina aumenta la sensibilidad del organismo a la insulina, protegiéndolo de padecer diabetes de tipo 2, y la leptina impide que comamos cuando estamos llenos, ayudando a mantener el peso ideal.

Sobre la grasa marrón.

Este tipo de grasa es el segundo tipo de tejido adiposo o graso presente principalmente en la zona del cuello. Estas células son diferentes a las células grasas blancas, ya que en lugar de almacenar energía, estas células la consumen creando calor. Este tipo de grasa tiende a perderse a medida que envejecemos y solo conservamos algunas pequeñas reservas.

El café estimula la grasa marrón.

Según un estudio publicado en Scientific Reports en 2019, el café estimula la actividad de la grasa marrón. En las pruebas se utilizaron imágenes térmicas para rastrear las reservas de este tipo de grasa y descubrieron que se calienta después de beber una taza de café.

La grasa marrón y la prevención de la diabetes de tipo 2.

Según un estudio de 2016 publicado en Cell Metabolism, la grasa marrón ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre. Los investigadores descubrieron que entre más grasa marrón tenga una persona, menores serán las fluctuaciones en los niveles de azúcar en sangre.

Tercer tipo de grasa corporal.

La grasa beige, al igual que la grasa marrón, quema calorías en lugar de almacenarlas. Pero a diferencia de la grasa blanca, la beige es lo que queda de la grasa marrón después de haberse convertido blanca. Los investigadores creen que el sistema nervioso simpático puede convertir la grasa marrón en beige para obtener calor corporal.

La ubicación de la grasa.

Los sitios donde se ubica la grasa corporal son importantes, y el abdomen no es el sitio ideal para este exceso de peso, además, la grasa que rodea a los órganos internos como el hígado y los intestinos es preocupante porque su actividad metabólica e inflamatoria pueden aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas, hepáticas, diabetes, etc.

Grasa corporal y depresión.

Estudios señalan que tener sobrepeso podría provocar depresión. Cuanto más sobrepeso tenga la persona, mayor será el riesgo de desarrollar el estado depresivo. A esta conclusión ha llegado un estudio de la Universidad de Aarhus y el Hospital Universitario de Aarhus en Dinamarca. Sin conocer la relación precisa entre el sobrepeso y la depresión, los investigadores relacionan la obesidad con una imagen corporal negativa y la baja autoestima.