LifeStyle

Las 10 cosas que no debes nunca guardar en tu baño

El ambiente de un baño puede tener un impacto negativo no solo en estos objetos, sino también en nuestra propia salud. Toma en cuenta estas recomendaciones.

Existen objetos que por nada del mundo deberían estar en el baño, pero en ocasiones nos damos cuenta de que es muy útil tenerlos a la mano para reducir el tiempo de búsqueda. Lo más recomendable es guardarlos en muebles o cajones, que deben permanecer ordenados, secos y limpios.

Además, debes tener cuidado con las bacterias y los gérmenes que pueden estar presentes en el baño gracias a la humedad, por lo que es importante mantenerlo limpio y desinfectado.

Dichos gérmenes podrían acumularse en los lugares más impensados y por eso se debe tener mucho cuidado con los objetos que se dejan en el baño. Desafortunadamente, las altas temperaturas generan la humedad que pueden desarrollar moho en algunos objetos.

A continuación, te decimos cuáles son aquellos objetos que nunca se deben guardar en el baño:

Aparatos electrónicos: secador de pelo, plancha, radio, los solemos colocar en el baño por comodidad, pero la humedad puede dañarlos con facilidad, por lo que es mejor no tenerlos ahí.

Medicamentos: en los empaques siempre acostumbramos a leer la frase que dice: “mantener en un lugar fresco y seco” y esto es lo que deberíamos hacer siempre, ya que el baño no es el lugar adecuado. Las altas temperaturas y la humedad pueden hacer que los medicamentos abandonen sus propiedades., incluso estando muy lejos de la fecha de vencimiento.

Maquillajes y Brochas: pueden alterarse o dañarse por la humedad y el calor. Puede crear un lugar en la habitación para colocarlos, y si hasta ahora habías guardado tus brochas en el baño, retíralas y Lávalas.

Protectores solares: estos no deben por nada del mundo guardarse en el baño, ya que la humedad podría disminuir su eficacia.

Esmalte de uñas: el calor y el vapor que se produce en el baño, pueden hacer que se pierda la textura y alterar el color.

Cepillo de dientes: desafortunadamente no se pueden guardar en otro lugar, porque allí es donde los utilizamos, lo que debes hacer es que después que te cepilles los dientes, enjuágalos bien con agua corriente para eliminar cualquier residuo de pastas de dientes.

Toallas: pero no las que utilizas a diario, sino las limpias que se guardan. Si dejas estas toallas en los muebles del baño durante mucho tiempo, solo puede absorber la humedad y oler a moho.

Cuchillas y afeitadoras: al tener partes metálicas, se pueden oxidar. Por ello, no solo es importante desde el punto de vista higiénico, sino que por su exposición al calor y a la humedad puede provocar oxidación.

Cepillos de peinarse: contrario a lo que se cree, estos cepillos son un hábitat ideal para la acumulación de bacterias y gérmenes. Todo esto debido a la acumulación de humedad, que aumenta la proliferación de bacterias.

Publicaciones relacionadas