6 cosas que pasan cuando no cambias tu ropa interior todos los días.

¿Debo lavar y cambiar mi ropa interior todos los días? En serio, ¿sigue surgiendo esta pregunta? Además de los malos olores que hacen cosquillas en las fosas nasales de su asiento, la falta de higiene personal puede tener muchas consecuencias para la salud. Desenredamos lo sucio de lo limpio a través de algunas reglas incomprensibles para no hacer zapping.

La higiene corporal incluye todos estos rituales de higiene diaria que reflejan un estilo de vida saludable. Comienza con la ducha de la mañana, el cepillado habitual de los dientes, el lavado de la cara, los pies, la limpieza de las zonas íntimas y el cambio de ropa interior. Cuando estos hábitos son descuidados, paguemos por ellos. Las consecuencias van desde problemas de salud hasta malestar social. Así que para evitar convertirse en un brote de microbio humano o en cuarentena. Aquí hay algunas reglas que deben adoptarse para estar limpios.

Mantener la ropa interior durante dos días seguidos promueve la proliferación de bacterias y, en última instancia, provoca infecciones graves. Vamos a detenernos en las áreas íntimas, una higiene antihigiénica de esta parte particularmente sensible del cuerpo provoca algunos daños que debe tener en cuenta.  No espere hasta que su ropa interior esté «visiblemente y olfativa muy sucia» antes de ofrecerles un pasaje en la lavadora.

1 – Infecciones graves.

Es esencial cambiar la ropa interior todos los días, esto es válido tanto para los boxers, las tangas, las bragas que son para las camisetas y las camisetas sin mangas que también están en la piel. ¿Por qué no tenemos que quedarnos mucho tiempo con las mismas cosas? Simplemente porque después de un largo día de trabajo, estamos lejos de sentir la rosa y el sudor. Es bueno para las bacterias y otras cosas desagradables que les gusta prosperar en este ambiente húmedo y proliferar allí. Las infecciones pronto estarán allí.

La etapa de limpieza validada y adoptada, ahora cambia su braguita de cordones y su braguita de encaje ultra apretado por bragas de algodón para que respire su parte íntima y, por lo tanto, evite muchos inconvenientes.

2 – Olores nauseabundos

Las bacterias aún abundan y siempre abundan para exhalar un olor repulsivo que en realidad no debe hacerse a quienes lo rodean. Puede que no sientas que el queso mohoso emana de tu entrepierna, pero los otros sí lo hacen. Notará que se alejan de usted, se pellizca la nariz o intercambia miradas de disgusto ante su paso. Puede ser el momento de someterse a esta regla, que solo lo quiere a usted bien. ¡Se necesita un poco de aseo, un cambio de ropa interior y listo! Si los olores vaginales persisten a pesar de una higiene impecable, el problema residiría en otro lugar, recuerde consultar.

3 – Infecciones del tracto urinario.

El uso de ropa ajustada o ropa interior sintética que permanece sin cambios durante varios días causa infecciones urinarias que se asocian naturalmente con la presencia de agentes infecciosos en el sistema urinario, que se pasan a través de la vagina para alcanzar la vejiga.

La micción frecuente combinada con ardor y dolor al orinar son muy comunes. Si estas infecciones no se tratan a tiempo, surgen complicaciones, incluida la pielonefritis, una infección que afecta los riñones.

4 – Picazón

Cuando uno permanece comprimido en la misma ropa interior, la vulva sufre, pérdidas de color blanco, pérdidas de orina, el sudor se adhiere a la piel y agrava la maceración para deleite de las bacterias voraces. Están tan satisfechos con estas inmundicias, que te muestran su deleite por la picazón. Piensa en ello.

5 – Irritaciones

Si rascas hasta que la sangre no sea razón suficiente para enviar el vals, tu ropa interior crujirá al lavarse, ahora lidiarás con las irritaciones que te devoran. La piel se inflamará, se inflamará y causará llagas y llagas. Una situación que puede remediarse con mayor frecuencia adoptando una buena higiene personal.

6 – El baño íntimo, ¡se necesita muy poco!

Para evitar la proliferación de microbios en sus partes privadas, es recomendable lavarse sí, pero en buena medida, es decir, una vez al día. Atención, estamos hablando de retrete externo (labios, vulva y clítoris) porque el interior de la vagina es autolimpiable. Puede hacerlo hasta dos veces, en caso de sudoración excesiva después de su deporte o calor, pero no más. Lo mismo durante tu periodo. Además, se recomienda un baño externo después de cada relación sexual. Finalmente, para eliminar todos los restos de humedad, seque bien con una toalla limpia que se cambie con la misma frecuencia que la parte inferior.