BellezaLifeStyle

2 errores que nunca debes cometer al lavar tus zapatos en la lavadora

Quién sabe cuántas veces nos hemos preguntado si, durante las tareas domésticas, podemos meter los zapatos en la lavadora. Sin embargo, lo que nos viene inmediatamente a la cabeza es si los zapatos se estropearán una vez estén allí. Esta segunda pregunta puede habernos disuadido de intentar lavarlos en la lavadora por miedo a que queden inservibles.

Normalmente usamos zapatos todos los días más que cualquier otra prenda de vestir y esto los convierte en algo muy importante para nosotros. Por ello, el temor a dañar nuestros zapatos está bien fundamentado, sobre todo si son elaborados en cuero o seda.

En realidad, solo para el calzado hecho de piel o seda no se recomienda lavarlos en la lavadora, en tanto que para los de gimnasia o deportivos, la situación es muy diferente, ya que estos son mucho más resistentes. Pero a pesar de ello, también pueden dañarse si no se tiene cuidado con ciertos aspectos.

De hecho, existen 2 errores que nunca debes cometer al lavar tus zapatos en la lavadora para no dañarlos para siempre. Aquí los conocerás.

La temperatura es fundamental.

El primer gran error es lavar los zapatos a altas temperaturas. La elección de la temperatura es fundamental y con frecuencia sucede que cuando vas a lavar los zapatos decides usar temperaturas bastante altas. Esto ocurre porque existe la falsa creencia de que los zapatos son prendas muy resistentes. Pero si lo hace, corre el peligro de destruirlos.

Por el contrario, se aconseja lavar los zapatos a bajas temperaturas, máximo 30 grados. Esto evitará que se deformen o se decoloren.

Usar la centrífuga.

La segunda equivocación que no se debe cometer es utilizar la centrífuga incluso aunque sea muy delicado. Si lo haces, existe el riesgo de que se rocen y así golpear el tambor, al hacerlo, corres el peligro de que se dañen tanto los zapatos como la propia cesta. Por consiguiente, no usar la centrífuga evitará este problema.

Estos son los 2 errores ya explicados que no debes cometer al lavar tus zapatos en la lavadora para no destruirlos.