¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Salud

Estas son las enfermedades que producen hormigueo en manos y pies

El hormigueo, conocido médicamente como parestesia, puede ser causado por muchos factores. En la mayoría de los casos, ocurre cuando se restablece la sensibilidad después de que un nervio ha sido comprimido debido a una posición prolongada de rodillas o sentado en posición de loto. Simplemente mover la extremidad adormecida puede reactivar la circulación y aliviar el hormigueo. Sin embargo, en casos persistentes, se pueden utilizar remedios naturales como la fricción con una gota de aceite esencial de geranio diluido en una pequeña cantidad de aceite vegetal (como aceite de almendra, argán o macadamia) para aliviar los síntomas.

Si el hormigueo se vuelve recurrente, es importante consultar al médico, especialmente si se presenta junto con otros síntomas como una pierna que no responde o una disminución de la visión. A continuación, se presentan cuatro factores principales que pueden causar hormigueo en diferentes partes del cuerpo:

Síndrome del túnel carpiano

El hormigueo en los dedos, especialmente en el pulgar, el índice y el dedo medio, puede ser un signo de compresión del nervio mediano en la muñeca. Este nervio, que controla la sensibilidad de la mano, puede dañarse debido a microtraumatismos en la vida cotidiana, como tocar el piano, hacer jardinería o usar un teclado de computadora. Con el tiempo, pueden surgir dificultades para agarrar objetos y dolores en la palma de la mano que pueden irradiar hasta el hombro. Las mujeres son particularmente afectadas, especialmente durante el embarazo y después de los 50 años.

Deficiencia de minerales

La falta de magnesio puede causar crisis de espasmofilia, que se caracterizan por hormigueo en los dedos, los pies y los labios. Este mineral, que se elimina a través de la orina durante períodos de estrés, es esencial para controlar las tensiones nerviosas y la capacidad de las células musculares para relajarse.

El síndrome de las piernas inquietas, que a menudo está asociado con una deficiencia de hierro, también puede causar hormigueo, a veces acompañado de sacudidas y descargas eléctricas. Estos síntomas generalmente aparecen por la noche en las piernas e incluso pueden perturbar el sueño. Aproximadamente el 2-3% de la población francesa se ve afectada diariamente por este síndrome.

Es importante tener en cuenta que la deficiencia de vitamina B12, debido a una ingesta insuficiente de carne o productos lácteos, puede dañar las células cerebrales y causar hormigueo.

Esclerosis múltiple

Esta enfermedad autoinmune, que generalmente aparece entre los 20 y 40 años, puede comenzar como hormigueo en los brazos o las piernas. Algunas personas pueden experimentar una sensación de quemazón o descargas eléctricas debido al daño de las vainas protectoras de las fibras nerviosas. En las primeras etapas de la enfermedad, estos síntomas ocurren repentinamente durante un brote inflamatorio y luego desaparecen en el 85% de los casos hasta el siguiente brote. Detectar la esclerosis múltiple temprano ayuda a iniciar un tratamiento precoz y disminuir la gravedad de la discapacidad. Las mujeres son particularmente afectadas, representando el 75% de los casos de esclerosis múltiple en la actualidad.

Migraña con aura

El 20% de las personas que sufren de migraña experimentan trastornos neurológicos transitorios antes del dolor de cabeza. Estos signos precursores, conocidos como aura, suelen ser visuales (manchas, puntos luminosos o visión borrosa), pero también pueden ser sensitivos, manifestándose como hormigueo en el brazo, alrededor y dentro de la boca. Estas auras pueden durar desde unos minutos hasta una hora.

Problemas circulatorios

La inmovilidad prolongada, especialmente de pie, puede causar hormigueo en las piernas, lo cual indica una mala circulación venosa. No se debe ignorar este síntoma, ya que si no se trata, puede evolucionar hacia una insuficiencia venosa crónica, que se manifiesta como piernas pesadas, úlceras venosas, edema y flebitis. Ante los primeros signos de incomodidad, es importante hablar con un médico para que recete medias de compresión, que favorecen el retorno de la sangre al corazón. Además, caminar con una buena pisada y apoyando bien la planta del pie en el suelo puede estimular el retorno venoso.

El hormigueo en el rostro, el brazo o la pierna también puede ser un signo de un accidente cerebrovascular (ACV), que es una falta repentina de riego sanguíneo en una parte del cerebro. Si se experimenta dificultad para hablar, dolores de cabeza intensos o parálisis parcial, es importante llamar inmediatamente al número de emergencia correspondiente al país.

4.4/5 - (11 votos) ¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Veronica Pereira