Cocina y recetas

3 errores imperdonables que TODOS cometemos con el brócoli

Cuando hablamos de brócoli, las opiniones suelen quedarse divididas entre los que lo aman por sus beneficios y propiedades frente a aquellos que lo odian por su sabor y textura, este alimento ha creado una eterna lucha entre los que se vuelven locos por su intenso sabor y efectos positivos y los que, en cambio, huyen con solo ver su forma y color.

Para los que no lo toleran, es bueno saber que el brócoli es muy rico en nutrientes como la vitamina C, la vitamina K, el calcio, el fósforo y el potasio, lo que hace que el consumo de este alimento se convierta en un verdadero potenciador que mejorará todos los resultados de nuestra dieta. Aun así, es común que las personas al prepararlo cometan uno o dos errores poco conocidos. Por este motivo, algunos de los cocineros más famosos y reconocidos han elaborado una lista de los errores más graves y comunes al momento de utilizar el brócoli. Veamos de qué se trata y que debemos tener en cuenta:

El agua de cocción del brócoli.

Muchas personas acostumbran a tirar el agua de cocción del brócoli, centrándose solo en la comida y no en el uso que se le puede dar a este líquido. Para muchos cocineros, desperdiciar el agua de cocción es un verdadero error. De hecho, se ha demostrado que esta agua adquiere un gran sabor, es rica en nutrientes, vitaminas y también puede almacenarse de forma segura para utilizarse después como base para el caldo de verduras. Además, es ideal para preparar primeros platos exquisitos, como el caso del risotto.

Sobre las hojas del brócoli.

Bajo ninguna razón se deben tirar las hojas del brócoli, ya que en internet puedes encontrar muchas recetas que requieren de su uso y que terminan siendo platos espectaculares en pocos minutos.

¿Cómo limpiar correctamente el brócoli?

En la mayoría de los casos, aquellos que limpian el brócoli tienden a desechar muchas partes que en realidad son ideales para cocinar y que tienen muchos nutrientes. Un ejemplo clásico son los tallos, los cuales pueden ser cocinados y comidos tanto como el propio brócoli, así que no te deshagas de ellos, incorporales a tu platillo con toda confianza.

Al final, todos habremos cometido uno o dos de estos errores al momento de cocinar el brócoli, por eso hoy te damos un poco de luz con respecto a esos pequeños detalles que hay que tener en cuenta. Al final, siempre se trata de aprovechar al máximo todos los recursos y propiedades de cada alimento que tenemos en nuestra despensa.

Publicaciones relacionadas