Belleza

9 manchas y lesiones en el cuerpo que debes tomarte en serio

Existe un viejo refrán que dice: «Más vale prevenir que curar», es un proverbio que se aplica a muchas situaciones, especialmente cuando se trata de la salud. Hoy veremos algunas manchas o lesiones en el cuerpo que requieren de una visita al médico para evitar situaciones que lleguen a requerir de intervenciones médicas más complicadas.

La piel dice mucho de la salud general del cuerpo, es por eso que los cambios como protuberancias o decoloraciones podrían ser un síntoma de una enfermedad subyacente. Hay muchas razones para estos cambios, desde una simple deficiencia dietética o casos más graves como la diabetes, enfermedades cardíacas, artritis o incluso cáncer. Por lo tanto, si notas algunos de los siguientes síntomas, es hora de pedir una cita y dejar que un médico te revise.

Bultos.

La Dra. Nesochi Okeke-Igbokwe, especialista en salud médica asegura que la regla es que debes atender y cuidar ante cualquier cambio o lesión sospechosa, especialmente los bultos: «Cualquier lunar, bulto o lesión nueva debe ser examinada rápidamente por un médico. Algunas de estas lesiones pueden resultar incluso siendo cancerosas, por lo que la detección y el tratamiento temprano pueden evitar el desarrollo de varias enfermedades».

Líneas oscuras en las uñas.

Las uñas son cruciales para conocer el estado general de nuestra salud, y las uñas no son una excepción. Aunque algunas lesiones pueden atribuirse a una simple deficiencia dietética o a factores genéticos, hay otras causas más graves. Por ejemplo, las líneas marrones o negras que atraviesan la uña pueden ser una señal de un melanoma ungueal o subungueal. Se produce debajo de la uña y solo afecta a entre el 0,7 y el 3,5% de las personas con melanoma.

Manchas blancas en las uñas.

Existen dos tipos de manchas blancas: la «leuconiquia total» (manchas en la propia uña) y la «leuconiquia aparente» (manchas que a simple vista parecen estar en la uña, pero que en realidad están en la piel bajo la misma).

La leuconiquia total pueden ser un síntoma de intoxicación por arsénico o metales pesados, por lo que es bastante extraño.

La leuconiquia aparente, en cambio, puede ocasionarse por problemas renales, hepáticos o cardíacos. Puedes hacer la prueba presionando la uña: si las manchas blancas permanecen, significa que están en la propia uña y no deberías preocuparte. Pero si las manchas blancas desaparecen o cambian de color, entonces proceden de la piel del lecho ungueal y podrían ser la antesala de un problema de salud más grave.

Agujeros en las uñas.

Los agujeros suelen aparecer tanto en uñas de las manos como en las de los pies, son causados por traumatismos o la psoriasis ungueal. Los pacientes con psoriasis ungueal también pueden tener artritis o inflamación subyacente, según Medical News Today.

Manchas en los dientes.

Si encuentras manchas blancas, amarillas o marrones en tus dientes que no estén relacionadas con el consumo de café, el té o el tabaco, podrían ser un signo de enfermedad celíaca. Esta enfermedad autoinmune es una reacción al gluten, una proteína que se encuentra en el trigo, el centeno y la cebada, el cual provoca daños en el estómago y problemas de absorción de nutrientes.

Piel de naranja.

Los hoyuelos de la piel o la piel de naranja pueden ser causados por diversos problemas de salud, como el cáncer de mama inflamatorio que causa enrojecimiento e hinchazón. La misma reacción cutánea es común en los brazos y las piernas de aquellos que padecen diabetes.

Manchas en las palmas de las manos.

Son muchas las causas de las manchas rojas en las palmas y algunas son más graves que otras. Dichas manchas pueden aparecer debido a afecciones inflamatorias como el eczema o la psoriasis, o por enfermedades infecciosas como la dermatofitosis, la sífilis o los virus.

Manchas de sangre en los ojos.

Aunque es alarmante, un vaso sanguíneo que se rompe en el ojo suele desaparecer en unas dos semanas, dicho esto, las hemorragias recurrentes son frecuentes en personas con presión arterial alta o diabetes, según la Asociación Americana del Corazón.

Enrojecimiento en forma de diana.

La enfermedad de Lyme puede causar una erupción en forma de diana. Esta enfermedad se contrae por una bacteria transmitida por una garrapata. Si notas este tipo de enrojecimiento en tu cuerpo, seguramente también pases por fiebre y fatiga. Cuando no se trata esta enfermedad, puede afectar al corazón, al cerebro y a las articulaciones.