Belleza

Las peores opciones de desayunos para tu figura

¿Qué comes o dejas de comer al despertar? Desde el café hasta los edulcorantes, desde la abstención hasta las distracciones con los distintos aparatos tecnológicos, son algunos malos hábitos relacionados con la primera comida del día, los cuales no benefician en lo absoluto a conservar nuestra figura.

La afirmación “El desayuno es la comida más importante del día” es totalmente real. La importancia de empezar el día con las energías apropiadas es cierta, ya que a diferencia de lo que muchos creen, omitir el desayuno no hace adelgazar, es todo lo contrario.

¿Qué dicen los estudios?

Un estudio estadounidense hecho por el Registro Nacional de Control de Peso, indica que el 80% de las personas que perdieron kg durante su dieta, mantuvieron su peso consumiendo un desayuno rico en proteínas todos los días.

Otros estudios también han demostrado lo conveniente que es desayunar, sobre todo para la figura. Un desayuno perfecto debe incluir alimentos de calidad y ser equilibrado, es decir, debe contener todos los macronutrientes (proteínas, carbohidratos, grasas), sin dejar a un lado la cantidad adecuada de fibra. De esta manera, no tendrás hambre luego de 1 hora y no sentirás cansancio, por el contrario, tendrás la energía necesaria para afrontar tu día.

Entonces ¿cuáles son los malos hábitos alimenticios que perjudican nuestra figura?

Comer solo fruta en el desayuno puede ser saludable, pero ¿qué sucede con el hambre después de una hora? Asimismo, beber solo un café por estar de prisa, es aún peor, o consumir solo fibras puede hinchar la barriga. También se deben incluir todos aquellos malos hábitos como comer distraído en tu teléfono o televisor, o consumir demasiadas galletas o cereales.

Todo lo anterior es lo que no debes hacer, pero ¿Cuál puede ser un ejemplo de un desayuno completo y equilibrado?

Debe contener un vaso de agua tibia en ayunas, puesto que durante la noche no bebimos y nos deshidratamos, té rojo o té verde sin azúcar. Fruta fresca o jugo de naranja sin azúcar (minerales, vitaminas, fibras y carbohidratos), más una taza de leche de soja o semidesnatada (grasa y proteína), avena integral o muesli con frutas, 2-3 bizcochos integrales (carbohidratos complejos y fibra) acompañados de mantequilla de maní.

Publicaciones relacionadas