«Las personas que usan gafas puede correr un menor riesgo de contraer Covid»

La hipótesis de un estudio publicado en el Journal of American Medical Association (JAMA) Ophthalmology y realizado por expertos del Hospital Suizhou Zengdu.

Las personas que usan gafas estarían menos expuestas al riesgo de contraer Covid-19. Esta es la hipótesis de un estudio publicado en el Journal of American Medical Association (JAMA) Ophthalmology y realizado por expertos del Hospital Suizhou Zengdu. En el estudio participaron 276 pacientes ingresados en el Hospital Suizhou Zengdu de Suizhou, China, en la provincia de Hubei, y se comprobó que sólo el 6% de los participantes llevaban gafas durante más de ocho horas al día, todos ellos con miopía o astigmatismo.

«Es una posibilidad interesante», dice Lisa Maragakis, profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, que no participó en el estudio, «y al mismo tiempo provocativa, plantea la posibilidad de que el uso de protección ocular pueda ofrecer algún grado de protección contra el Covid-19, pero es un trabajo preliminar, que no basta para recomendar el uso de gafas».

La experta señala que la investigación tiene varias limitaciones, como la muestra no representativa y la identificación de una asociación, y no una relación de causa y efecto entre el uso de gafas y la protección de Covid-19. «Se recomienda que los profesionales de la salud usen protectores faciales o gafas protectoras, junto con las mascarillas faciales», continúa Maragakis, «pero las directrices de salud pública no promueven el uso de protección ocular, sino que insisten en la importancia de las mascarillas faciales, el lavado frecuente de las manos y el distanciamiento. El equipo involucró a 276 pacientes admitidos en el hospital entre el 27 de enero y el 13 de marzo de 2020.

El estudio

«30 participantes, lo que corresponde al 11%, usaban gafas – dice Xiaolin Wang, del Hospital Suizhou Zengdu y autor del artículo – pero sólo 16, es decir, el 5,8%, usaban gafas durante más de ocho horas al día, y todos por la misma patología: miopía, ya que los demás llevaban gafas de lectura o de descanso».

Los autores citan un estudio realizado en 1985 entre estudiantes de la provincia de Hubei, según el cual un tercio de los habitantes de la región sufría el mismo trastorno de la visión. «La miopía – comenta Maragakis – es una condición común, que en 2010, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), afectó al 27% de la población mundial. El estudio al que se refieren los investigadores se refiere a décadas atrás, no es representativo. Recomendar el uso de gafas también podría causar problemas adicionales, especialmente en las personas que no están acostumbradas a ellas, que pueden inclinarse a tocarse los ojos con más frecuencia».

Según los datos de los científicos chinos, ninguno de los participantes en el estudio usaba lentes de contacto, por lo que este aspecto deberá ser investigado más a fondo en relación con el brote de COVID-19. «No hemos examinado la razón de esta conexión», dice Wang, «pero nuestra hipótesis es que el uso de gafas impide que la gente se toque los ojos, lo que reduce las posibilidades de infección.

«Las gafas podrían actuar como una barrera parcial»

Las gafas, explican los expertos, también podrían actuar como una barrera parcial o apoyar mejor las solapas de la máscara, reduciendo las posibles vías de acceso al virus. «Estos resultados -concluye Weibiao Zeng, del Departamento de Cirugía Torácica, Segundo Hospital Afiliado de la Universidad de Nanchang y segunda firma del artículo- sugieren que los ojos pueden ser una importante vía de infección para el Covid-19, por lo que es esencial prestar atención a las medidas preventivas, lavarse las manos con frecuencia y evitar tocarse los ojos».