Belleza

Razones por los que debes exfoliar tu rostro dos veces por semana

La exfoliación desempeña un papel fundamental en el cuidado y bienestar de la piel. Este tratamiento estético elimina la primera capa de la dermis, la cual se caracteriza por retener suciedad, maquillaje y células muertas.

Muchas personas creen que cuando se habla de la belleza de la piel, solo hacemos referencia a la hidratación, el maquillaje y la limpieza de la piel. Sin embargo, existe un factor esencial en nuestra rutina de belleza que estamos olvidando: exfoliar la piel. A continuación, te contamos por qué es importante y cómo debe realizarse.

Exfoliar la piel ayuda a deshacerse de la acumulación de las células muertas, por lo que contribuye con la regeneración celular de la dermis, también limpia los poros e impurezas y, debido a esto, la piel está preparada para recibir y absorber cualquier principio activo.

¿Qué se obtiene con una exfoliación?

Gracias a la exfoliación, el cutis se vuelve más aterciopelado, recupera su brillo y flexibilidad natural, y las cicatrices y marcas se suavizan. Por estos motivos, es de vital importancia complementar la limpieza, la hidratación y la protección de la cara con una o dos exfoliaciones semanal para poder mantener un cutis perfecto.

¿Qué productos se deben utilizar?

Elegir el exfoliante también determina la cantidad de veces que se va a realizar el tratamiento. Si escoges un producto de acción ligera, la exfoliación puede hacerse dos veces a la semana. Pero, por el contrario, si utilizas productos más fuertes y potentes, es mejor realizarla una vez por semana, pero esto también depende de tu tipo de piel.

Existen dos categorías principales de exfoliantes: físicos y químicos.

El exfoliante físico se obtiene masajeando suavemente la piel y utilizando cremas y geles con microgránulos o accesorios específicos. El frotamiento mecánico se deshace de las células de la superficie y contribuye con la producción de colágeno. El resultado es una piel más suave y uniforme.

El exfoliante químico involucra el uso de ácidos específicos escogidos con base a las necesidades de la piel. Este tipo de exfoliación se realiza en centros especializados y por profesionales que saben utilizar estos productos. La exfoliación química está especialmente indicada para la presencia de acné, espinillas o envejecimiento cutáneo.

Las ventajas de la exfoliación.

Tanto las células muertas de la piel como los residuos de maquillaje obstaculizan los poros y evitan que la piel respire. La acción de los microgránulos no es solo eliminar las células muertas y las impurezas del rostro, ya que gracias a este tratamiento es posible tener una piel más tersa, suave y luminosa, aclarar las manchas cutáneas y eliminar los puntos negros y espinillas, afinando los poros dilatados. Asimismo, aumenta la renovación celular al promover la producción de colágeno. Por si fuera poco, el exfoliante permite que los productos que utilices para nutrir e hidratar la piel penetren profundamente aumentando su eficacia. Si quieres una piel fresca y saludable, la exfoliación es un valioso aliado.

¿Cómo exfoliar la piel?

Lo primero que se debe hacer es limpiar el rostro de imperfecciones y suciedad, utilizando productos de acuerdo con las necesidades de tu piel. Ahora, procedemos a emplear el exfoliante: solo debes aplicar la crema con microgránulos sobre la cara y comenzar a masajear la piel con movimientos firmes y enérgicos. Ten cuidado con el contorno de ojos y labios, ya que estos son extremadamente delicados. Por último, aclara el rostro con agua fría para que se cierren bien los poros y utiliza una buena crema hidratante y nutritiva.

Síguenos en Google Noticias