3 razones que pueden explicar porque casi siempre estás enfermo

Estás cansado de sentirte mal y te preguntas a diario: «por qué me enfermo tanto» lo mejor es que leas con atención este artículo donde puedes encontrar la respuesta a tu interrogante y a tus síntomas.

Mala alimentación

Tener una alimentación equilibrada es una de las claves para disfrutar de una buena salud. Es esencial darle a nuestro cuerpo las vitaminas, nutrientes y minerales para un correcto funcionamiento. A cualquier edad, se debe comer frutas y verduras diariamente, elegir proteínas magras, tener un consumo razonable de sal, azúcar y grasa y comer granos enteros tanto como sea posible.

Deficiencia de vitamina D

La vitamina D tiene un papel fundamental en el buen funcionamiento del organismo ya que interviene en muchos procesos fisiológicos como, por ejemplo, en la absorción y el mantenimiento de los niveles de calcio en los huesos. Por ello, un déficit mantenido de vitamina D puede aumentar el riesgo de ostoeporosis y fracturas óseas.

La falta de este tipo de vitamina puede producir cansancio, dolor o debilidad muscular, sobre todo en la parte inferior de la espalda y en las caderas. Estos síntomas solo aparecen cuando los niveles se mantienen muy bajos durante mucho tiempo. Así que, si estás cansado o te duele la espalda, es recomendable que consultes con tu médico si este malestar puede atribuirse o no a un déficit de vitamina D.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

La vitamina D está presente en algunos alimentos como son los pescados grasos, la yema de los huevos, la carne y los alimentos fortificados. Tomar el sol de 10 a 15 minutos al día puede aumentar su nivel de vitamina D.

Falta de sueño

Las personas que no duermen lo suficiente tienen más probabilidades de enfermarse. El sueño reduce nuestra capacidad de producir citoquinas que ayudan a combatir la inflamación y la enfermedad. Los niños y adolescentes necesitan al menos 10 horas de sueño al día, mientras que los adultos necesitan de 7 a 8 horas de sueño por noche.

En caso de enfermedades repetidas, no dude en consultar a su médico, quien podrá indicar los exámenes necesarios para comprender el origen de un sistema inmunológico debilitado.