Las virtudes de los probióticos

Los probióticos tienen muchos beneficios. Además de promover el equilibrio de la flora intestinal, su consumo diario ayuda a prevenir y tratar ciertas enfermedades.

Los probióticos son bacterias buenas, microorganismos vivos, que juegan un papel importante en el mantenimiento de un sistema digestivo sano. El ambiente ácido del estómago destruye una parte de los probióticos consumidos, de ahí la importancia de consumir una cantidad suficiente.

Los beneficios sobre la flora intestinal.

Los intestinos contienen miles de millones de bacterias buenas y malas. Estas bacterias interactúan para formar un ambiente vivo y estable que se llama flora intestinal. Una flora intestinal sana favorece un sistema inmunológico eficaz, regula el tránsito intestinal y previene la diarrea y el estreñimiento.

Los probióticos contribuyen a la salud de la flora intestinal. Una vez en los intestinos, los probióticos ayudan en la digestión de las fibras, producen vitaminas y dispersan sustancias que atacan a los microbios para neutralizarlos.

Una dieta baja en fibra y rica en grasas puede ser responsable del desequilibrio de esta flora intestinal. Los probióticos restauran este ecosistema reduciendo la cantidad de bacterias dañinas.

Los probióticos son beneficiosos tanto para los niños como para los adultos, personas con enfermedades intestinales inflamatorias, personas con el sistema inmunológico debilitado por enfermedades graves y personas que tomen antibióticos, ya que restaura y protege la flora intestinal.

¿Dónde se encuentran los probióticos?

Los probióticos se encuentran en muchos alimentos como quesos, yogures, algunos jugos, aceitunas, productos lácteos fermentados, bebidas a base de leche y levadura de cerveza. También se puede encontrar probióticos en suplementos disponibles en farmacias.

El consumo de probióticos es seguro y no tiene efectos secundarios, incluso cuando se consume como suplemento. Sin embargo, los suplementos contienen una mayor cantidad de probióticos en comparación con los que encontramos en los alimentos. Para elegir los suplementos, se recomienda consultar el origen y la calidad del producto.

Es preferible consultar a un farmacéutico para asegurarse de consumir las cantidades correctas y, sobre todo, el tipo correcto de probióticos, ya que existen varios. Algunos probióticos son aconsejados para remediar un problema médico, otros para prevenir o simplemente para mantener un buen equilibrio de la flora intestinal.