Belleza

Esta es la razón por la que no deberías dormir con sujetador

Todas tenemos claro que saltarse la rutina de belleza nocturna puede afectar seriamente a la salud general de la piel, aumentando las líneas de expresión, la aparición de granos y empeorando la higiene bucal, pero ¿Qué pasa con respecto al impacto que tiene sobre nuestro cuerpo el dormir sin quitarnos el sujetador?

Basta con hacer una simple búsqueda por Internet para encontrar varias historias sobre los riesgos de dormir en sujetador. Algunas mujeres tienen la creencia de que esta prenda ayuda a evitar que los pechos se caigan, y algunas otras están seguras de que dormir con el pecho apretado hace que los pechos se caigan, pero nada de esto se ha confirmado.

Pero veamos los detalles, ¿Alguna de estas dos creencias es cierta? ¿El uso del sujetador mientras se duerme tiene algún impacto en la firmeza de los senos o un efecto negativo en la salud?

Según la opinión de algunos expertos, la flacidez de los pechos es una parte inevitable del proceso de envejecimiento femenino, y el hecho de dormir con sujetador o no, tendrá un efecto poco notorio en ello. Sin embargo, se sabe que la presencia de la ropa interior puede restringir el funcionamiento de los ganglios linfáticos, los cuales ayudan a eliminar las toxinas del pecho. El doctor Seth Rankin, fundador de la clínica privada London Doctors explica: «Cuando una mujer está tumbada, el efecto de la gravedad empuja el tejido mamario hacia el pecho y no hacia los dedos de los pies, como cuando estás de pie, por lo tanto, el sujetador, cuya finalidad es mantener los pechos para que no se caigan no tiene propósito alguno si se está en la cama, ya que los senos se comprimen de forma natural sobre el pecho».

Parece que mantener la lencería puesta toda la noche no es eficaz para reducir la flacidez de los pechos, pero si estamos demasiado cansadas para quitárnosla, ¿Qué efecto puede tener en nuestra salud?

Dormir con sujetador podría tener efectos negativos en nuestra piel y en las funciones corporales.

En cuanto al tejido mamario: si el sujetador es demasiado ajustado y deja marcas en la piel, llevarlo las 24 horas del día no permitirá que la piel se recupere y vuelva a ser suave, y a la larga acabará dejando marcas.

De hecho, el sujetador en esta forma puede tener consecuencias, ya que hay partes importantes de la anatomía alrededor del pecho, como los músculos, los ganglios linfáticos y los nervios a los que les afecta seriamente llevar un sujetador a la cama, ya que se puede llegar a restringir el suministro de sangre a los pechos y las zonas circundantes.

Lo mismo pasa con el sistema linfático. Un sujetador ajustado puede restringir el flujo regular de la linfa a los ganglios linfáticos del pecho y las axilas, afectando a una función vital del sistema: expulsar los residuos tóxicos del organismo.

Así que, si en algún momento tienes la tentación de dormir con tu sujetador, mejor piénsalo dos veces, sobre todo si tiene aros. Además, estaremos de acuerdo en que tendrás una mejor noche de sueño y descanso si no lo usas.