LifeStyle

Le escribía mensajes a su padre muerto y 4 años más tarde recibe una respuesta inesperada

Chastity Patterson, una joven británica de 23 años, es la protagonista de esta conmovedora historia.

Como una forma de mantener viva la memoria de su padre Jason Ligons, Chastity se encargó de enviarle noticias sobre su vida durante cuatro años. Pero el sábado 24 de octubre, la joven le envió un mensaje de texto a su padre el día antes de su cuarto aniversario de fallecido, en donde escribió lo siguiente: “Oye papá, soy yo. ¡Mañana volverá a ser un día difícil!”.

Dentro de todo lo que ella le ha escrito se destaca lo siguiente: le habla sobre su duelo y menciona sus logros, incluyendo su derrota al cáncer y la obtención de su título universitario.

Sin embargo, la joven tuvo una respuesta a su mensaje que la sorprendió grandemente. Un hombre llamado Brad, el cual perdió a su hija en el año 2014 en un fatal accidente automovilismo, le dijo que leía sus mensajes todos los días, algo que lo ayudaba a mantenerlo con vida.

Estas son las palabras de Brad:

“Hola cariño, no soy tu padre, pero he podido recibir todos tus mensajes durante los últimos 4 años. Siempre espero los mensajes matutinos y tus actualizaciones nocturnas. Mi nombre es Brad y tristemente perdí a mi hija en un accidente automovilístico en agosto del año 2014, pero todos tus mensajes me han mantenido con vida. Cuando me escribes, estoy seguro de que es un mensaje de Dios. Siento mucho que hayas perdido a alguien tan cercano a ti, pero te he leído durante todo este tiempo y he te visto crecer más que nadie. Quería responderte desde mucho antes, pero no quería herirte. Eres una mujer extraordinaria y me hubiese encantado que mi hija se convirtiera en la mujer que eres tú. Gracias por todo lo que me escribes, esto me hace recordar que existe un Dios y que no fue culpa suya que mi hija se haya ido”.

La joven compartió el mensaje en Facebook e indicó que la respuesta de Brad fue una señal de que todo está bien y que su padre donde se encuentre está en paz. Jason, que no es su padre biológico, dice: “nunca me he perdido su baile de graduación”.

“Lloré con él, le conté todo y él se tomó el tiempo para amarme y mostrarme como es la felicidad a pesar de las dificultades. Jason no solo fue mi padre, sino un gran ejemplo a seguir para muchos jóvenes de nuestra edad”, finalizó la joven.

Publicaciones relacionadas