LifeStyle

Legumbres: curiosidades y consejos para llevarlas a la mesa

Muchas personas tienden a confundirse con las legumbres, puesto que no tienen claro si se trata de una fuente de proteína, guarniciones o simplemente verduras. Es por ello que muchas veces solemos apartar a las legumbres de nuestro consumo diario. Aquí te contaremos algunos datos y consejos que te motiven a agregarla en tu dieta frecuente.

Para empezar, debemos saber con exactitud qué son las legumbres.

Las legumbres son un tipo de leguminosas que se cosechan únicamente para obtener la semilla seca, es decir que son unas plantas que se cultivan para obtener semillas. Por ejemplo, otros tipos similares son los frijoles secos, las lentejas, los guisantes, las judías, los garbanzos, la soja y las habas. También se puede incluir en esta lista a las alubias rojas y las judías verdes, aunque sus componentes son distintos, ya que tienen un contenido bajo en proteínas y energías, pero alto en sus índices de agua, por lo que estas se asimilan a las verduras.

Pero, ¿Qué componentes tienen las legumbres?

Las legumbres están compuestas por abundante fibra, almidón y proteínas.

Las proteínas que contienen las legumbres no son como las de origen animal, ya que la calidad que estas proporcionan es menor a comparación de las otras, puesto que la cantidad de algunos aminoácidos fundamentales es baja. Sin embargo, se puede compensar esa carencia combinándola con algunos cereales.

Además de los componentes mencionados anteriormente, las legumbres también son ricas en ácido fólico, en zinc, en hierro, en cobre y en minerales.

Es fundamental dejar en remojo estas plantas antes de ponerlas a cocinar, al igual que las frutas ricas en vitamina C, o dejarlas en jugo de limón para que tenga una buena biodisponibilidad, ya que esto ayuda a que sus micronutrientes se puedan absorber adecuadamente.

¿Es cierto que las legumbres causan hinchazón?

Lo cierto es que sí, muchas de estas plantas pueden provocar hinchazón en las personas más sensibles debido a la indigestión que causan por la fabricación de gases en el colon. De igual forma, para evitar este tipo de situaciones, es recomendable quitar la mayor cantidad posible de cáscaras o seleccionar productos que vengan descascarillados.

Entonces, ¿Cuál es la razón por la que debemos agregarlas a nuestra dieta diaria?

Pese a las contraindicaciones sobre la provocación de hinchazón e incluso indigestión, las legumbres disminuyen el riesgo de adquirir o padecer algunas enfermedades como la diabetes, el cáncer, la obesidad y las enfermedades cardiovasculares, malestares que afectan la salud de nuestro cuerpo y que en casos extremos son fatales para nuestro organismo.

Los expertos recomiendan consumir de dos a cuatro pociones semanales de legumbres. Sin embargo, nada te quita que quieras añadir más de 4 raciones a la semana, claro está, siempre que puedes balancear lo que consumas no habrá ningún problema. Es por ello que debes aumentar las legumbres en tu alimentación diaria, tanto secas como frescas, sin dejar de lado las demás fuentes de proteína como las de origen animal.

Publicaciones relacionadas