Salud

Cómo lidiar con los calambres y cómo prevenirlos

Las contracciones repentinas e involuntarias de algunos músculos ocurren con frecuencia debido a la deshidratación. Los calambres comienzan con un dolor repentino, de intensidad variable, un espasmo involuntario de los músculos que nos obliga a suspender inmediatamente toda actividad a la espera de que pase. La picadura puede ser insoportable y el sentimiento es realmente desagradable porque nos toma por sorpresa y nos obliga a inmovilizarnos. Aquí se explica cómo reconocerlos y superarlos.

En estos días calurosos, de repente puede sentir calambres en las piernas o los pies. Los calambres consisten en una contracción repentina e involuntaria de un músculo. Como regla, pueden ocurrir después de intensos esfuerzos físicos o indicar un desequilibrio electrolítico (agua y sales minerales) causado por un problema de salud: venas varicosas, diabetes, problemas de tiroides. Incluso el calor intenso, con la consiguiente deshidratación del organismo, puede causar estos desequilibrios y dar lugar a calambres, especialmente en personas mayores que tienden a beber poco.

Si los calambres se repiten con frecuencia, es aconsejable preguntarle a su médico si no es apropiado investigar más a fondo con investigaciones específicas para verificar la causa.

Calambres: cómo se presentan

Los calambres generalmente se manifiestan con estos síntomas:

  • dolor repentino en un músculo o grupo muscular
  • sensación dolorosa de estiramiento de la extremidad afectada
  • dificultad o imposibilidad de usar los músculos del área afectada

Cómo comportarse

Para superar un calambre, es recomendable masajear fuertemente el área afectada, especialmente para las piernas y los brazos.

Si el calambre ocurre en el pie, debe flexionarlo y extenderlo varias veces, tirando del dedo gordo hacia el cuerpo (la persona afectada también puede hacerlo).

Cuando el calambre afecta a la pantorrilla, la persona afectada debe ponerse de pie y colocar todo el peso del cuerpo sobre la parte no dolorosa, balanceando la pierna contraída hacia adelante y hacia atrás mientras extiende su pie hacia adelante y hacia atrás.

Si los calambres ocurren con frecuencia, especialmente en el caso de las personas mayores, es esencial buscar atención médica. De lo contrario, generalmente no es necesario ir a la sala de emergencias. En cualquier caso, siempre será aconsejable tratar la hidratación bebiendo no menos de 1,5 litros de agua por día.

También puedes leer: 6 razones por las que sufres de calambres nocturnos en las piernas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.