Salud

La ciencia confirma que “limpiar” los oídos es un error

Muchas personas tienen la creencia de que la cera es una sustancia fea, dañina e insalubre para la salud del oído. Por lo general, se suele limpiar este órgano con el fin de eliminar todo resto de cerumen, sin embargo ¿Alguna vez te has preguntamos si el conducto auditivo necesita de la cera? Veamos lo que dice la ciencia sobre esta incógnita.

En algún momento, todos hemos tenido que lidiar con el cerumen formado en el interior de los oídos. Este puede causar picor, inflamación, dolor, irritación y, muchas veces disminución de la capacidad de escucha. Pero, a pesar de todo, no siempre es buena idea deshacerse de este, ya que los bastoncillos pueden generar graves consecuencias en el oído.

El cerumen es una secreción natural del oído, está compuesta por sebo, grasa y células muertas. A diferencia de lo que se cree comúnmente, su producción es una señal de un sistema auditivo saludable. De hecho, la cera cumple una función de autolimpieza en el oído, manteniendo toda la suciedad y agentes infecciosos como los hongos, bacterias, polvo e insectos fuera del órgano. De igual forma, se encarga de lubricar el conducto auditivo externo, evitando que se seque excesivamente.

Por esta razón, el cerumen es un gran aliado en la salud de nuestros oídos, por lo que eliminarlo es un completo error. Un estudio realizado recientemente por científicos comprobó el por qué no se debe eliminar y esto es lo que necesitas saber:

¿Por qué deshacerse de la cera de los oídos es un error?

Sobre la base de los últimos estudios y la práctica clínica, los médicos otorrinolaringólogos estadounidenses han actualizado sus pautas para eliminar la cera del oído .

De acuerdo con las nuevas normas, el cerumen no debe ser eliminado solo porque se encuentre dentro de los oídos por el papel tan importante que este cumple en nuestro organismo.

Cuando esta secreción sebácea se produce en exceso, es expulsada directamente por nuestros oídos. Por ejemplo, cuando nuestros oídos están sucios o aceitosos por la mañana es porque ha salido cerumen. Solo tenemos que lavarlos junto con el rostro, enjabonando los pabellones con un jabón delicado.

En cambio, si el cerumen te causa molestias, provocando comezón, irritación, dolor, presión, inflamación, mal olor e incluso problemas para escuchar bien, entonces es necesario eliminarlo. Además, existe una probabilidad de que se haya desarrollado una infección, por ejemplo: una otitis, la cual es muy común en los niños. Sin embargo, en estos casos no hay que hacerlo solo, sino que hay que acudir al médico.