Salud

¿Qué le ocurre al cuerpo cuando bebemos demasiada agua?

Los riesgos son diversos y no deben pasarse por alto. Beber demasiada agua afecta a la calidad del sueño. También compromete la composición de la sangre. La cantidad de agua recomendada cada día depende de factores como el sexo, el peso y la actitud ante la actividad física.

Nutricionistas, médicos y entrenadores personales no dejan de recordarnos la importancia de beber agua, y con razón. La cantidad de agua que hay que beber cada día varía en función de varios factores. Entre ellas se encuentra el género -según los expertos de la Academia Nacional de Ciencias, las mujeres deben beber 2,7 litros de agua al día y los hombres 3,7 litros-, pero también la actitud ante la actividad física. Además, no hay que olvidar que los alimentos, especialmente las verduras, también contribuyen a la hidratación diaria.

Los beneficios del agua potable son bien conocidos. Menos conocidas son las repercusiones que puede tener el exceso. Descubrámoslos juntos en el siguiente párrafo.

Beber demasiada agua: riesgos para la salud

Cuando se bebe demasiada agua, lo primero que se produce es un empeoramiento de la calidad del sueño. De hecho, debemos recordar que un exceso de agua en el cuerpo inhibe la síntesis de ADH, la hormona que nos lleva a no levantarnos con demasiada frecuencia por la noche para ir al baño y que nuestro cuerpo empieza a segregar cuando nos acostamos.

No hay que olvidar el riesgo de hiperhidrosis, por no hablar de todo lo que se refiere a los cambios en la composición de la sangre. En concreto, se trata de alteraciones relacionadas con el equilibrio entre el sodio y el potasio, que es fundamental, entre otras razones, para la regularidad de los latidos del corazón.

También puedes leer: Así es como debes beber agua de limón para disfrutar de todos sus beneficios

Publicaciones relacionadas