Cocina, recetas y alimentos

Truco de cocina para sacar todo el zumo o jugo a los limones

Puede sonar algo absurdo, ya que esto es considerado unas de las cosas más sencillas de hacer en la cocina, pero ¿Estás seguro de que estás exprimiendo el limón de forma correcta? ¿Crees que estás desperdiciando ni un poco de su zumo?

¿Qué se debe hacer para obtener la mayor cantidad de zumo?

El jugo de limón es una fuente de vitamina C, una verdadera panacea para nuestro cuerpo. Esta fruta se utiliza en diferentes preparaciones con el fin de dar sabor a los alimentos y a las bebidas, por eso es importante no desperdiciar ni una gota.

Lo más adecuado sería usar un limón que no esté demasiado maduro, pero que tampoco esté demasiado verde para obtener un jugo de mejor calidad.

También se debe tener en cuenta lo importante que es no utilizar los limones que se encuentren a una temperatura baja dentro del frigorífico, ya que si se deja a temperatura ambiente, el exprimido será más sencillo.

Antes de exprimirlo, hay quienes masajean el limón directamente sobre una superficie de trabajo tres o cuatro veces para ablandar sus fibras o quienes lo dejan en agua caliente o en el microondas durante un minuto.

Ahora, con estos trucos, puedes proceder a exprimir el limón con un exprimidor clásico y asegurarte de obtener hasta la última gota de zumo.

¿Cómo exprimir un limón sin la necesidad de un exprimidor?

No tiene un exprimidor a la mano y necesitas zumo de limón para un platillo que estás cocinando? No te preocupes, aquí tienes la solución.

La forma más práctica es, sin duda, con un tenedor: cortar el limón por la mitad e introducir el tenedor en una de las mitades. Comience a exprimir, sosteniendo la mitad del limón en la mano. Al mismo tiempo, mueve también la otra mano, tratando de mover el tenedor en sentido circular, para que el jugo salga de manera uniforme.
Haz lo mismo con la otra mitad del limón.

También hay quien exprime el limón sin cortarlo para evitar que la parte no utilizada se desperdicie. En este caso, basta con perforar la parte inferior con un objeto limpio y puntiagudo (un palo de brocheta sería ideal). Al exprimir el limón con las manos, el zumo sale directamente del agujero. Es fácil, ¿no?