Los 10 errores más comunes a la hora de hacer dieta

¿Quieres perder peso, pero la dieta que estás llevando no ha funcionado? Tal vez estás haciendo algunas cosas que son suficientes para echar a perder todos los sacrificios que estás haciendo. Los errores que pueden dañar una dieta no solo se cometen en la mesa, sino también fuera de ella. Por eso hoy veremos algunos errores frecuentes y cómo evitarlos:

Eliminar azúcares y grasas de la dieta.

No consumir las cantidades adecuadas de grasas animales y vegetales, podría traer problemas de salud, ya que estos nutrientes ayudan a las membranas celulares de todos los tejidos, estimulando el sistema inmunológico y cardiovascular. Además, el metabolismo cuando hay ausencia de la cantidad adecuada de grasa, hace uso de las proteínas para producir energía, agotando la masa que conforma a los músculos, motivo por el cual es bueno continuar con el consumo de grasas beneficiosas, como el aceite de oliva, pescado, frutos secos y azúcares de las frutas y cereales.

Comer demasiado en la cena.

Un estudio publicado en Cell Metabolism dice que: «una dieta solo será efectiva si se consumen las calorías durante el día cuando se está despierto y activo». Para sentirse satisfecho y perder peso, es importante prestar atención a las calorías que se consumen y al tiempo en que se comen. Por lo tanto, se recomienda comer más durante el día cuando se está activo, y comer poco por la noche, si es posible no después de las 8 pm.

Saltarse el desayuno.

Según varios expertos, un buen desayuno es importante si se quiere perder peso. Un estudio de la Universidad de Salud de Loma Linda en California, confirmó que el desayuno es fundamental para la dieta debido a los efectos que este puede tener en nuestra función cerebral. De hecho, si se salta el desayuno después de un prolongado ayuno por el sueño, el cerebro recibe una señal de advertencia, incitando al cuerpo a acumular grasa de todo lo que coma durante el día.

No comas alimentos que no te convienen.

Lo primero a tener en cuenta es mantener un régimen calórico variado y equilibrado para no tener hambre entre comidas. Pero, es importante elegir bocadillos saludables y ligeros que no sea excesivos en sus índices calóricos, para no echar a perder los esfuerzos de la dieta. Los bocadillos más recomendados suelen ser los arándanos, frambuesas, kiwis, manzanas, almendras, galletas de avena y el chocolate negro.

Dificultar el funcionamiento del metabolismo.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

Un metabolismo rápido ayuda a quemar más calorías y a alcanzar o mantener el peso ideal, además de ayudar a tener más energía y a sentirse en forma. Algunos malos hábitos pueden frenar su funcionamiento, por lo que deben ser evitados. Principalmente se trata de las horas de sueño, saltarse el desayuno, comer pocas proteínas, consumir café en exceso, hacer deportes en ayunas o llevar una vida sedentaria.

No caminar al menos una hora al día.

Para acelerar el funcionamiento del metabolismo, mejorar el bienestar físico y cardiovascular e incluso reducir el índice de masa grasa en un 11%, el secreto es caminar al menos 60 minutos al día.

Hacer actividad física de forma incorrecta.

La actividad física hecha de forma incorrecta, con demasiada frecuencia o intensidad, puede ser contraproducente para el rendimiento de la dieta. De hecho, el entrenamiento excesivo aumenta la producción de radicales libres y acelera el envejecimiento prematuro. Para la dieta, el entrenamiento debe ser de baja intensidad y larga duración, alternado con ejercicios musculares de media intensidad y corta duración.

Dormir poco.

La falta de sueño tiene efectos letales en el metabolismo: reduce la producción de leptina, una hormona proteínica que reduce la sensación de apetito, y aumenta la de grelina, la hormona responsable de estimular la sensación de hambre. Por lo tanto, durante las horas en las que se está despierto, habrá mucha más hambre y se comerá más.

No beber agua con frecuencia.

Los beneficios del agua en nuestro organismo son múltiples, hidrata, mantiene la temperatura corporal adecuada, elimina residuos de los alimentos y la acelera el funcionamiento del metabolismo, además, es un gran aliado contra el estreñimiento. Los expertos recomiendan beber al menos 2 litros de agua al día, sobre todo si se está a dieta, ya que ayuda a mantener la sensación de satisfacción, combate la retención de líquidos y promueve la evacuación regular.