Los 10 peores errores que cometes en la cocina

Al momento de cocinar, todos nos sentimos obligados a mostrar nuestras habilidades culinarias, o por lo menos nos encantaría que así fuese. Pero la verdad es que no hay nadie que sea perfecto al momento de cocinar y cometemos algunos errores que solemos ignorar.

Cocinar demasiado la carne o descongelar los alimentos a temperatura ambiente son los más comunes, pero hay alguno más.

El aceite de la sartén

Muchos no lo saben, y de hecho se hace de forma incorrecta para ahorrar tiempo, pero es mejor calentar la sartén antes de poner el aceite, ya que esto evita que el precioso líquido empiece a quemarse y pierda sus características antes de tiempo.

Sal

¿Es mejor poner la sal en el agua fría o cuando ya se encuentra hirviendo? Esta es una duda que levanta muchas discusiones al momento de cocinar. Según las búsquedas por internet más populares, el primer método es el más efectivo por dos razones: al poner la sal en el agua fría se cocina mucho más rápido, debido a que un proceso químico lleva el punto de ebullición a 90 C° en lugar de 100 C°. Además de que durante la ebullición se evapora una parte del agua salada, lo que impide que alimentos como la pasta queden demasiado salados, evitando los excesos.

No guardar correctamente los alimentos

Cada alimento tiene su manera de ser almacenado para prolongar su vida útil. Por ejemplo, las patatas, cebollas y ajos deben estar tan alejados como se pueda de la luz solar y la humedad. Otros como la pasta, el arroz, el azúcar y la harina deben ser almacenados en envases herméticos que deben estar en lugares frescos y secos. Alimentos como el pescado debe ser depositado en envases cerrados para evitar que su olor contamine a otros comestibles, especialmente a los lácteos que deben ser agrupados dentro de la nevera tan lejos del pescado como se pueda para que no absorban su olor.

Alimentos congelados

Descongelar los alimentos dejándolos en agua no es tan bueno como parece, ya que se pierde líquido y sabor. La mejor opción es dejar los comestibles en la parte baja de la nevera y después un tiempo a temperatura ambiente.

Cocinar demasiado los alimentos

A muchas personas les gusta que la carne esté muy hecha para evitar el sabor de la sangre o porque prefieren ese tipo de textura. Lo que muchos no saben es que este tipo de carne podría ser dañina para la salud. El cocinado excesivo de la carne puede dar lugar a la formación de compuestos oxidativos y proinflamatorios, los cuales se han relacionado incluso con el aumento del riesgo de sufrir determinados tipos de cáncer. Por ello, la recomendación es cocinar la carne lo suficiente, pero sin pasarse.

Carne

La carne no debe ser salada durante la cocción, sino sólo cuando se sirve en el plato. La sal absorbe la humedad, por lo que al cocinarla, el filete quedaría demasiado seco, lo que lo haría incomestible como la suela de un zapato!

Cocinar con el mismo aceite para todo

Cocinar todos los platos con el mismo aceite o ir reciclando continuamente dicho aceite, es muy poco recomendable. Sobre todo dependiendo del tipo de aceite usado y de la temperatura a la cual es sometido. Todos los aceites no reaccionan igual, ni presentan la misma estabilidad en función de la temperatura.

Guardar en el refrigerador latas abiertas con alimentos

La mejor opción siempre va a ser consumir todo el contenido que viene dentro de la lata. Estos contenedores suelen estar fabricados con aluminio o acero, dos materiales muy resistentes a la oxidación mientras están cerrados, pero que comenzaran a fallar una vez abierto contaminando los alimentos con mucha facilidad. Si no puedes terminar con todo el contenido de una lata, es mejor guárdalas en otro recipiente de preferencia plástico o de cristal con tapa.

Pastas

Enfriar la pasta usando agua corriente es un error, ya que puede afectar su consistencia y sabor. La mejor opción es dejarla enfriar a temperatura ambiente y agregarle un poco de aceite para evitar que se quede pegada a la sartén.

Lavar los huevos

Los huevos son alimentos muy delicados y sensibles a la contaminación por bacterias, por eso su cáscara funciona como un escudo protector, pero, cuando lavamos los huevos, esa protección natural disminuye y en algunos casos desaparece.

Lavar el pollo

Es momento de que dejes de lavar el pollo antes de cocinarlo. ¿Por qué? El pollo tiene bacterias patógenas que son muy resistentes, y al lavarlo, estamos esparciéndolas por todo el fregadero y otras superficies de la cocina, haciendo que se genere una contaminación cruzada. La mejor opción es cocinarlo bien para eliminar todas las bacterias.