Los 5 antidepresivos naturales más eficaces

Antidepresivos naturales: La depresión es un trastorno bastante común en nuestro país. Cerca de 3 millones de personas la padecen y hay una mayor incidencia entre las mujeres. Lamentablemente, se trata de una enfermedad que ha ido en aumento en los últimos años, como lo demuestran los datos que surgieron del congreso «El desafío de la depresión del siglo, hacia un plan nacional para el manejo de la enfermedad», organizado en 2019 por el Observatorio Nacional de Salud de la Mujer.

Salir del túnel de la depresión no es fácil y en algunos casos, además de la psicoterapia, se recomienda la ingesta de ciertos medicamentos. Por fortuna, en algunos casos no es necesario acudir a los productos farmacéuticos que pueden tener efectos secundarios importantes. La naturaleza, de hecho, nos ofrece algunos antidepresivos seguros con pocas contraindicaciones. Veamos cuáles son los más utilizados y seguros que pueden ayudarnos (por sugerencia de un experto) a luchar contra la depresión.

  1. Hipérico (Hierba de San Juan)

El hipérico, comúnmente conocido como hierba de San Juan, es una planta medicinal que se considera un verdadero medicamento para el tratamiento de la depresión leve. Se puede utilizar sola o combinada con otros remedios naturales como la valeriana. Los poderes antidepresivos de la hierba de San Juan se atribuyen al conjunto de sustancias contenidas en sus extractos, entre ellas la hiperforina, la hipericina, la pseudohipericina, la amentoflavona y la rutina. Para empezar a ver los primeros resultados es necesario tomar un extracto de esta planta durante al menos dos semanas y luego continuar el tratamiento durante unos dos o tres meses. La acción antidepresiva de esta planta se debe a su capacidad para aumentar los niveles de serotonina (y otros neurotransmisores que actúan sobre el sueño y el estado de ánimo) y para regular la producción de melatonina (también útil contra el insomnio).

Antes de tomar hipérico, debe consultar a un médico. De hecho, a pesar de ser una planta medicinal, tiene algunos efectos secundarios (incluidos trastornos gastrointestinales y crisis hipertensivas) y puede causar algunas interacciones farmacológicas bastante peligrosas.

  1. Rhodiola

La Rhodiola también fue conocida en el pasado no sólo para fortalecer el cuerpo, sino también para mejorar el estado de ánimo. Debido a su efecto sobre el sistema nervioso y la serotonina, se utiliza particularmente como un remedio natural contra el estrés, la ansiedad y la depresión leve. Además, también ayuda a la actividad cardíaca y muscular. Sobre todo, se utilizan las raíces de las que se obtiene un extracto seco o líquido o que se utilizan para preparar infusiones. La dosis diaria es variable y debe ser indicada por un experto.

Además de la clásica contraindicación en caso de hipersensibilidad, este antidepresivo natural no debe ser tomado por personas que sufren de trastornos bipolares y que desarrollan episodios maníacos después de tomar medicamentos antidepresivos o estimulantes.

  1. Griffonia

Otra planta muy conocida en el tratamiento natural de las formas depresivas es la griffonia, que forma parte de la familia de las Leguminosas. La Griffonia es muy útil no sólo para combatir la depresión, sino también para combatir la ansiedad y el insomnio. Los extractos de la planta, por lo tanto, suelen entrar en la composición de los suplementos alimenticios indicados para mejorar el tono del estado de ánimo.

Las semillas de Griffonia contienen 5-hidroxi-triptófano (5-HTP), un precursor de la serotonina, considerada la «hormona de la felicidad», que en nuestro cuerpo participa en varias funciones fisiológicas, incluida la regulación del tono del humor, el sueño y el apetito. La Griffonia puede tomarse principalmente en forma de cápsulas o comprimidos, fácilmente disponibles en la medicina herbaria o en las farmacias.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

En cuanto a los efectos secundarios de este remedio natural, los más comunes son leves: náuseas, clima y acidez estomacal. La grifonia no se recomienda durante el embarazo, la lactancia y en caso de sensibilidad a la cafeína, contenida en la planta.

  1. Cúrcuma

La cúrcuma es realmente preciosa para nuestro organismo. Además de mejorar el funcionamiento del estómago, el intestino y la digestión, se considera un valioso antidepresivo 100% natural.

De hecho, la curcumina, un compuesto activo derivado de la planta Curcuma Longa (de la que se deriva la especia que se utiliza en la cocina), se ha probado en comparación con un antidepresivo tradicional, la fluoxetina, en un estudio realizado en la India y publicado en la revista Phytotherapy Research. Una dosis diaria de curcumina de 1.000 mg. resultó ser sólo un 2-5% menos efectiva que la conocida droga Prozac. Pero lo más sorprendente es la ausencia de efectos secundarios.

  1. Magnesio

El magnesio es un mineral muy importante para nuestro cuerpo. El contenido corporal de magnesio en un adulto es de unos 20/28 g: el 60% está presente en los huesos, el 39% en los tejidos y alrededor del 1% en los fluidos extracelulares.

Sin embargo, en algunos períodos se tiende a consumir una cantidad considerable de magnesio: esto ocurre especialmente cuando se está estresado, debilitado físicamente y en caso de sudoración excesiva. La reintegración es esencial para sentirse bien y no sólo físicamente.

Este precioso mineral, de hecho, también estimula la producción de serotonina, una endorfina que tiene una acción analgésica, antidepresiva y estabilizadora del estado de ánimo. La falta de magnesio puede provocar nerviosismo, irritabilidad, estados de ansiedad y puede promover la aparición de una leve depresión. Por esta razón es aconsejable tomar suficiente magnesio, quizás usando un buen suplemento y comiendo alimentos ricos en este mineral (como el chocolate, las legumbres y las verduras frescas).

También puedes leer: Qué alimentos te aportan más calcio y fósforo