Los 5 grandes errores que cometes al freír

En época de navidad y fin de año es quizás donde más debemos tener en cuenta los métodos de fritura. Puesto que en esta temporada suele cocinarse más, y la fritura es un método de cocción que incide en muchos tipos de recetas presentes en los hogares de todo el mundo.

A pesar de ello, no todos saben freír bien. Al igual que en otras preparaciones gastronómicas, es importante tener las herramientas y los conocimientos necesarios para tener éxito en nuestros platos. A continuación, te presentamos 5 errores que nunca se deben cometer a la hora de freír.

Temperatura inadecuada

Para que los alimentos puedan dorar bien es fundamental elegir la temperatura adecuada. Para hacerlo, es necesario contar con un termómetro de cocina que le indique el momento en que la temperatura del aceite esté cerca de los 180°. Esto debido a que si la temperatura del aceite es demasiado baja, absorberán más aceite. Pero una temperatura demasiada alta, solo conseguirá que los alimentos se cocinen por el exterior y queden crudos en su interior.

No elegir bien el tipo de sartén

Si deseas reemplazar la freidora funcional, puedes elegir una sartén grande, baja y alta. Estas características hacen que los alimentos se cocinen mucho mejor y no permite que se queme el aceite.

La cantidad adecuada de aceite

Cuando se colocan en la sartén numerosos alimentos para freír, se debe evitar que la temperatura del aceite baje excesivamente. Por lo que, es necesario considerar la cantidad adecuada de aceite a calentar para cocinar todos los alimentos de forma gradual, y así no ponerlos en la sartén todos juntos. La porción adecuada a utilizar es 1 litro de aceite.

Tapar los alimentos después de haberlos frito

Aunque tengamos la enorme tentación de tapar los alimentos fritos, es algo que siempre debe evitarse. Dado que incluso el papel absorbente puede crear sobre algunos alimentos después de fritos, una capa húmeda que puede disminuir la textura crujiente de la corteza.

No secar la comida antes de freírla

En el caso de freír verduras, hay que tener muy en cuenta la fase de secado antes de freír, debido a que los alimentos demasiado húmedos hacen que la temperatura del aceite baje rápidamente y eche a perder la consistencia del empanado.