LifeStyle

Los 6 trucos de cocina que todos deben conocer

Para preparar deliciosos platos y convertirse en expertos cocineros, se requiere de mucho estudio y práctica, pero también de secretos, consejos y trucos útiles para mejorar la vida en la cocina, especialmente para aquellos que todavía tienen poca experiencia y poco tiempo disponible.

Los más célebres secretos de la abuela en la cocina sirven también para ahorrar y no para desperdiciar.

¡Cuántos de nosotros nos deshacemos de la comida que aún esta buena, solo porque no conocemos las reglas básicas que utilizan los grandes chefs para almacenar, usar y reciclar alimentos que siguen siendo excelentes para preparar platos gourmet!

Desde soluciones creativas para las sobras, hasta soluciones rápidas para salvar una sopa demasiada salada. Nuestros 6 consejos y trucos le ahorrarán tiempo y dinero:

  • Conseguir una crema o nata perfectamente montada

El secreto para una crema perfectamente montada es el frío: póngala a enfriar en la nevera junto con el batidor y el tazón durante unas horas y el resultado será óptimo.

  • Proteger los alimentos de ataques externos.

Poner una hoja de laurel en el recipiente de la harina, pasta o arroz, ayudará a repeler a los insectos.

  • Sopa demasiado salada

Mientras se termina de cocinar la sopa, pele una patata (una manzana también está bien), córtela por la mitad y agréguela a la sopa por 10 minutos, esto ayudará a absorber el exceso de sal.

  • Mantener el champagne espumoso

No tire el vino espumoso o el champán que haya perdido gran parte de sus burbujas. Para restaurar el placer espumoso, deje caer uno o dos granos de uva en la botella. Los azúcares naturales funcionarán y como por arte de magia las burbujas regresarán.

  • Hacer madurar rápidamente la fruta.

Durante la noche, póngala en una bolsa de papel con una manzana. Las manzanas liberan gas etileno que acelera el proceso de maduración de otras frutas.

  • Dar nueva vida al pan viejo.

No tire el pan viejo o de unos días. Para almacenarlo y reutilizarlo, haga lo siguiente: córtelo en rebanadas pequeñas y congélelo. Cuando no tenga pan en la mesa, descongélelo colocándolo en el horno a 220 °. ¡Será aún mejor que el fresco y crujiente!

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *