¿Conoces los 7 lugares públicos más sucios?

Te mostramos cuáles son los 7 lugares públicos más contaminados. Recuerda que, aunque pueda sonar algo paranoico, es mejor ser precavido y no estará de más llevar nuestro propio gel para sobrevivir a tantas bacterias:

  1. Fuentes de agua

Es raro encontrar a alguien del servicio de limpieza limpiando una fuente de agua de las que se encuentran en colegios, parques o u otros lugares. Esa ausencia de higiene provoca que tantos las boquillas como las zonas húmedas de alrededor tengan más gérmenes que cualquier asiento de inodoro.

  1. El ascensor

El ascensor, es el lugar más peligroso en términos de higiene y está representado por el panel de control. Cada vez que toquemos uno de esos botones, al menos debemos recordar mantener alejadas nuestras manos de la cara, para evitar que los microorganismos patógenos entren en nuestros cuerpos a través de la nariz, los labios o las orejas.

  1. El cajero automático

El cajero automático, con sus billetes, es uno de los portadores favoritos de gérmenes y bacterias, precisamente porque pasan regularmente de mano en mano a diferentes horas del día. A menudo estamos en contacto con el dinero, ya sea para pagar el parking, comprar periódicos o para pagar el café.

  1. Dispensadores de jabón de los baños

Según algunas estadísticas, el 70% de los hombres y el 35% de las mujeres tocan esos objetos sin lavarse las manos. Más acertada parece la opción de llevar un jabón desinfectante en el bolsillo y utilizarlo una vez fuera del servicio.

  1. El carro del supermercado

El supermercado también puede representar un riesgo de contaminación por gérmenes, en especial el carrito o la cesta de la compra, ya que es tocado diariamente por un gran número de personas, y no está dicho que todas las personas cumplan las normas básicas de higiene.

  1. Bares y restaurantes

En un restaurante, la higiene es esencial. Sin embargo, los menús y mostradores de los buffets y aperitivos pueden considerarse elementos esenciales, aunque también puedan estar contaminados por muchas bacterias. Lo mismo ocurre con los recipientes de sal y pimienta, que se colocan sobre la mesa y se pasan de mano en mano. Están entre los objetos más sucios que tocamos a diario.

  1. El gimnasio

Los aparatos y equipos, los grifos de la ducha… cualquier objeto que haya sido tocado por numerosas manos es más proclive a almacenar virus y bacterias. Por eso siempre debemos tener geles y productos para desinfectar las manos, incluso cuando tenemos agua.