Los 8 errores más comunes que cometen los “runners” al intentar adelgazar

La mejor manera de perder peso es haciendo algún tipo de actividad física, y correr es una excelente manera para lograr este propósito. Sin embargo, debemos saber cómo realizarlo para conseguir los resultados deseados.

Si sales a correr al menos 3 veces por semana y llevas una alimentación adecuada, es muy posible que bajes de peso. Además de quemar calorías, es una alternativa muy económica que no requiere una gran inversión económica en materiales, no necesitas pagar una cuota de gimnasio ni entrenador personal y tampoco el aprendizaje de algunas técnicas que son demasiado difíciles. Puedes realizarlo al aire libre y escoger el horario más te convenga.

Estos son los errores más habituales que se cometen a la hora de correr:

Correr con el estómago lleno

Correr con el estómago vacío para quemar más grasa es un excelente método. Puesto que, en lugar de quemar grasa, los músculos consumirán primero los carbohidratos del día anterior que han sido almacenados en el glucógeno. Por lo tanto, a medida que el cuerpo comienza a quemar más grasa, los niveles de energía bajarán y tendrá que reducir la velocidad.

Eliminar totalmente las grasas

Nuestro organismo necesita grasas para poder absorber vitaminas como A, D, E y K, y también para regular el hambre. Las grasas se digieren con más lentitud que las proteínas y los carbohidratos, algo que es bueno porque mantiene alejados los deseos de comer por mucho más tiempo.

Contar las calorías

Es evidente que correr consume más calorías que prácticamente cualquier otra actividad física que realicemos. Por consiguiente, lo correcto es que el hombre queme 70 kilocalorías por km y la mujer 50.

No adaptar las necesidades a los cambios de peso

Es algo fisiológico. Los cuerpos grandes queman más calorías que los cuerpos pequeños. Esto quiere decir, que cuanto más pesada se encuentra la persona, más rápido tendrá resultados en la pérdida de peso. No obstante, a medida que el metabolismo se adapta a la pérdida de peso, el organismo consumirá menos calorías, incluso mientras corre.

Consumir Alcohol

Las calorías que contienen las bebidas alcohólicas cuentan tanto como las de los alimentos. Algunos estudios han demostrado que los carbohidratos líquidos no colaboran a la saciedad, por lo que consumir bebidas alcohólicas y productos azucarados, no favorecerá a que se coma menos.

Pretender resultados inmediatos

Las posibilidades de perder peso de manera rápida pueden darse por causa de la publicidad que vemos, pero si realmente quiere ver resultados inmediatos, el esfuerzo mental será tan grande que se dará por vencido fácilmente. La pérdida de 0,5/1 kg por semana es un gran logro.

No comer luego de correr

Después de un entrenamiento intenso y largo, los músculos agotan todo el glucógeno disponible y quieren rellenarse, pero la persona está cansada y puede que no tenga hambre. Entonces después de un rato, cuando el organismo se ha estabilizado y siente que las reservas de glucógeno son bajas, posiblemente le dé muchísima hambre y coma todo lo que encuentre.

Consumir alimentos durante el entrenamiento

Si necesitas comer alimentos a menudo durante el entrenamiento, es probable que ingieras más calorías de las que necesitas. Por ello, consumir demasiadas barras energéticas, chicles, batidos y bebidas, pueden hacer que las calorías densas de estos productos se acumulen rápidamente y no permitan una verdadera sensación de saciedad.

NO TE LO PIERDAS!

Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana
Invalid email address