Cocina, recetas y alimentos

¿Cuáles son los alimentos más difíciles de digerir?

Algunos pueden generar gases, estreñimiento o dolor abdominal. Es importante saber qué alimentos son los que más le cuesta digerir a nuestro organismo.

Muchas veces creemos que nuestro estómago está capacitado para recibir cualquier tipo de alimento y que puede procesarlo solo porque es un alimento, pero lo cierto es que nuestro sistema digestivo es complejo y algunos productos sobrecargan el estómago, causando problemas durante la digestión. Aun así ¿sabes cuáles son los alimentos que más nos cuesta digerir?

La leche.

Uno de los productos alimenticios más difíciles de digerir es la leche y todos sus derivados. Nuestro organismo no está capacitado para asimilar correctamente la leche de ningún animal, debido a que no contamos con las enzimas necesarias para digerir bien la lactosa y otras proteínas que contiene este alimento. Los seres humanos solo deben consumir leche cuando son bebés, en lo posible, leche materna.

La lactosa es un ingrediente que se digiere lentamente, lo que aumenta la sensación de pesadez y malestar durante el proceso de digestión. Además, es un producto con un alto contenido en grasa que no es bueno para nuestro organismo. Aunque es posible encontrar en el mercado productos lácteos dietéticos y probablemente más ligeros, siguen siendo difíciles de digerir porque la lactosa permanece intacta en el producto.

Alimentos ricos en grasas transgénicas.

Si tuviéramos que clasificar los alimentos más difíciles de digerir, los fritos, la repostería y, en general, los ricos en grasas transgénicas estarían en los primeros lugares. Cuando comemos un plato de comida frita, estamos suministrando a nuestro estómago mucha más grasa de la que el órgano puede soportar, lo que puede provocar inflamación, pesadez y dolor abdominal, especialmente si sufrimos de colón irritable.

Cebolla y ajo crudo.

La cebolla y el ajo crudos, a pesar de ser ingredientes de uso frecuente, son extremadamente difíciles de digerir y provocan la producción de gases. Se aconseja consumirlos con moderación y, preferiblemente, sólo cocidos, para limitar las flatulencias y facilitar la digestión.

Legumbres.

Al igual que con la cebolla y el ajo, las legumbres son difíciles de digerir. De hecho, los garbanzos, las habas, las lentejas o las alubias son potencialmente productoras de flatulencias. Si quieres evitar una mala digestión, te recomendamos poner en remojo las legumbres antes de cocinarlas, esto hace que el efecto sea menos intenso.

Chocolate con leche.

El chocolate con leche también está dentro de esta lista. Una de las razones es su contenido en lactosa y grasa. Sin embargo, el chocolate también es un estimulante que puede provocar irritación y trastornos intestinales y, por consecuencia, dificultad durante el proceso de digestión.

Otros alimentos difíciles de digerir.

Otros alimentos de difícil digestión y de los que conviene limitar su ingesta son: Brócoli, repollo y todas las verduras de esta familia cuando se comen crudas. Cómelos siempre después de cocinarlos. Los platos picantes y muy condimentados. Productos que contienen mucho azúcar refinado como caramelos.

Síguenos en Google Noticias