Alimentos que debes comer para tener un intestino saludable

Sus bacterias intestinales pueden ser responsables, no solo del buen funcionamiento del tránsito intestinal, sino también de su estado de ánimo, su apetito y su control de peso. Por eso es importante cuidar la salud de su intestino, con una dieta saludable y un estilo de vida adecuado.

Aquí están los alimentos que son buenos para el intestino y cómo comer para sentirse mejor en todos los aspectos.

Variar los alimentos tanto como sea posible

Cuanto más diversa sea su dieta, más sana y diversificada será su microbiota intestinal. Cada semana, intente agregar una fruta, verdura o legumbre que nunca haya probado antes e incluya en su almuerzo y cena la mayor cantidad de nutrientes posible.

Los alimentos con fibra son fundamentales en su dieta.

Según los expertos, un adulto debe comer alrededor de 30 gramos de fibra al día, pero la mayoría de nosotros no lo hacemos. Aumente lentamente la ingesta diaria en 2-3 g (aproximadamente la cantidad de fibra contenida en una manzana) e inmediatamente notará una mejora en el intestino.

Reducir el azúcar y los edulcorantes.

Además de limitar los alimentos que contienen azúcar, especialmente los carbohidratos complejos, también evitamos el consumo excesivo de alimentos light, ya que en realidad no siempre son más saludables que los alimentos tradicionales.

Los edulcorantes artificiales, utilizados en los productos que llevan la etiqueta «sin azúcar agregada» podrían aumentar el riesgo de obesidad y diabetes tipo 2, al mismo tiempo que dañan el intestino.

Incluir alimentos fermentados.

Estos son alimentos como el yogur o el kéfir, que, gracias al proceso al que son expuestos, proporcionan una serie de elementos muy útiles para el intestino, a saber, fermentos lácticos y ácidos grasos de cadena corta. La primera integrará la microbiota, mientras que la segunda reparará las lesiones presentes en la mucosa intestinal.

Respirar y relajarse

Finalmente, dado que las bacterias en el intestino afectan nuestra función cerebral, los niveles de estrés y el estado de ánimo, un poco de meditación y momentos de relajación, te ayudarán a sentirte mejor.