Los bastoncillos de algodón son peligrosos para los oídos

Utilizar bastoncillos de algodón para limpiar los oídos es peligroso.  En EE. UU., a diario terminan 34 niños en sala de urgencias por el daño que causan los bastoncillos de algodón a los oídos.

Lo confirma un estudio de la Universidad Estatal de Ohio publicado por el Journal of Pediatrics. Los investigadores analizaron los datos disponibles entre 1990 y 2010, estimando 263 mil casos de llegada al hospital en niños menores de 18 años causados ​​por bastoncillos, en el 40% de los casos niños entre cero y tres años y el 9% por caídas mientras tenían los bastoncillos en las orejas. Además, en el 77% de los casos los niños lo usaban solo, mientras que el 16% en compañía de sus padres.

«Los dos errores principales que escuchan los otorrinolaringólogos son que los canales auditivos se limpian en casa y que hay que usar los bastones, dice Kris Jatana, el autor principal, pero ambas declaraciones son incorrectas». El canal auditivo normalmente se limpia solo. El uso de los bastones no solo empuja la cera del oído hacia el tímpano, sino que aumenta el riesgo de causar daños en los oídos.