Los beneficios de dormir desnudo

Como sabemos todos, dormir es uno de los placeres más necesarios e importantes de las personas, pero dormir sin ropa es aún más placentero. A pesar de ello, sigue siendo muy común que no se conozcan los beneficios y muchas personas todavía no lo hacen, y aunque la industria de la moda nos ofrezca camisones y pijamas cómodas y hasta divertidos, es bueno saber que, para conciliar un sueño profundo y reparador, la ropa está de más.

Aunque nos parezca sorprendente, no es solo por una cuestión de comodidad, es también algo importantísimo para nuestra salud, es beneficioso para nuestro cerebro, nuestra piel, el sistema inmune e incluso para nuestro bienestar psicológico y emocional.

Son muchos los beneficios que aporta meterse desnudo a la cama, si el frío lo permite claro, estos beneficios son:

Mejora la circulación: el pijama impide una correcta circulación de la sangre, los pliegues que se hacen, las cinturillas y los puños apretados provocan una mala circulación.

Ayuda a perder peso: dormir sin ropa en un ambiente fresco (pero no frío), ayuda a desprenderse del exceso de calorías, ya que obliga al cuerpo a estar en funcionamiento.

Reduce el envejecimiento: cuando la temperatura de nuestro cuerpo desciende, se liberan hormonas que ayudan a regenerar las células de la piel. Esto ayuda a mantenerse más joven.

Evita las bacterias: dormir sin ropa facilitará que tu cuerpo esté fresco y ventilado. Esto significa que si las bacterias no disponen de las condiciones para proliferar, se reduce el riesgo de sufrir infecciones de diferentes índole.

Mejora la salud emocional y reduce el estrés: dormir desnudo disminuye el estrés y la ansiedad. Si pasamos calor, el cortisol, que es la hormona que produce el estrés y la ansiedad se eleva. Por tanto, dormir sin ropa nos ayuda a mantener una temperatura corporal equilibrada para facilitar el descanso y así levantarnos de mejor humor.

Mejora la relación con tu pareja: si tienes suerte de dormir con la persona que amas, dormir desnudos es una excelente idea. Mejorará la confianza entre ambos y dejarán a un lado la vergüenza absurda que produce la desnudez.

Ventajas económicas: te ahorrarás el gasto de la compra del pijama y no solo eso, también todo el gasto de electricidad y agua al meterla en la lavadora.

Si no te gusta dormir sin ropa, en todo caso debes optar por ropa interior de algodón orgánico o tejidos suaves, rechazando las fibras sintéticas. Es importante que la ropa que escojas no sea demasiado ajustada, sino holgada y cómoda.