6 razones por las que sufres de calambres nocturnos en las piernas

piernas de mujer en una cama
6 razones por las que sufres de calambres nocturnos en las piernas

Sufrir de calambres nocturnos es igual a pasar una muy mala noche y despertar sin energía. Es muy común pero también muy incómodo y sucede por diversas razones que vale la pena conocer para poderlos evitar.

Músculos con sobreesfuerzo

Es posible que pases una noche con espasmos y calambres, luego de haber estado muchas horas de pie, o de haber hecho ejercicios forzosos y pesados si no estás acostumbrado a ello.

También es importante que, aunque seamos personas muy activas, entendamos que nuestros cuerpos tienen limitaciones, por lo que debemos ser capaces de respetarlas. Además, se debe tener conciencia de los debidos estiramientos antes de cada ejercicio, y de un buen descanso entre cada entrenamiento.

La circulación

El flujo sanguíneo inadecuado de un músculo es causante de espasmos y calambres en las piernas. Las personas que sufren de problemas de circulación experimentan este tipo de problemas muy a menudo, por lo que deben recurrir a un tratamiento adecuado con un especialista para encontrar la solución.

Tener sobrepeso

Los calambres nocturnos son también uno de los efectos secundarios que produce la obesidad debido al gran esfuerzo que hacen las piernas para sostener el peso que se tiene de más.

Es por ello, que en este caso lo más importante es tomar conciencia del problema y tratar de cambiar el estilo de vida, llevando hábitos más saludables que incluyan una mejor alimentación y actividad física.

Ciertos medicamentos

No debemos olvidar que muchos medicamentos que consumimos pueden producir efectos secundarios, y entre estos están los calambres nocturnos. Las pastillas anticonceptivas, los medicamentos para el asma y los diuréticos son algunos de los que se ha demostrado que pueden causar estos efectos. Si es tu caso, no dudes visitar a tu médico.

Mala postura

Aunque parezca evidente, muchas veces ignoramos que pasar largas horas del día sentados frente a un escritorio con una postura incorrecta, puede ser la causa de esos incómodos calambres o espasmos musculares.

Es muy importante que en el lugar donde trabajes, de pie o en tu silla, te asegures de tener un mueble cómodo en el que puedas ejercer tus labores, y de darte debidos descansos cada cierto tiempo.

Vida sedentaria

Todo en la vida se trata de tener un equilibrio. Si esfuerzas mucho tu cuerpo y no le das descanso, él puede pasarte factura. Pero si no haces nada durante el día, también puedes ser víctima de los calambres nocturnos, pues es la forma en la que tu cuerpo te indica que debes ponerte en movimiento para que no se atrofie.