Cocina y recetas

Cambios que le ocurren a tu cuerpo cuando dejar de comer carne roja

La carne roja es uno de los alimentos que más se consume a nivel mundial. Aspectos como su sabor, adaptabilidad y precio lo han convertido en un alimento presente en los platos de gran mayoría de hogares en todo el mundo. Pese a su popularidad, recientemente el CIIC (Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer) reveló los riesgos del consumo de carne roja excesivo.

Los informes publicados por esta entidad recomiendan a la población utilizar con moderación la carne roja, para prevenir o reducir los riesgos de cáncer colorrectal. De hecho, no se ha negado que la carne roja es un producto rico en proteínas y nutrientes esenciales para nuestro cuerpo, lo que hace que su consumo sea muy útil y necesario.

Sin embargo, la principal recomendación va relacionada con las porciones que se consumen, recordando que los excesos nunca son recomendables sin importar que tipo de alimento sea, especialmente cuando se trata de alimentos procesados. Sin embargo, no se trata de eliminar completamente este tipo de alimentos, sobre todo porque no se trata de algo que todos puedan hacer, ya que una buena porción de carne puede resultar muy apetecible y gracias a su precio es muy fácil de obtener para todos.

Igualmente, es importante regular su consumo y considerar aumentar la presencia de alimentos más saludables en nuestro plato, ya que esta es la mejor opción para mantenerse saludable. De hecho, hay muchos alimentos que pueden ofrecer los mismos beneficios de la carne roja, por ejemplo, el consumo de granos enteros, las legumbres, algunos tipos de semillas o las frutas y verduras, además de agregar otros beneficios en la función intestinal gracias a su alto contenido en fibra entre y muchas más propiedades.

La carne roja, al ser consumida con mucha frecuencia, puede aumentar el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, debido a que produce óxido de trietilamina, la cual en grandes cantidades aumenta los niveles de colesterol y obstruyendo las arterias. Según las estadísticas de varios estudios, las personas que consumen más alimentos de origen vegetal pueden reducir el riesgo de muerte por este tipo de enfermedades en un 32%.

Además, se ha demostrado que la carne roja puede afectar aspectos físicos de nuestro organismo, como cambios inesperados en nuestro olor corporal, el cual se hace más fuerte y duradero. Por último, si estás dispuesto a cambiar tu dieta e ir eliminando progresivamente la carne roja de tus platillos, también podrás obtener otro tipo de beneficios, ya que una dieta rica en vegetales y cereales, alarga los telómeros, protegiendo al ADN retrasando el envejecimiento.

Publicaciones relacionadas