Los datos de Israel lo confirman: la vacuna contra el covid es muy eficaz tanto contra la enfermedad como contra la infección

Una noticia extremadamente positiva en la lucha contra el Coronavirus viene de Israel, ya que se sabe que es el país que ha administrado el mayor número de vacunas (más del 50% han recibido ya las dos dosis).

En un estudio que se acaba de publicar en la prestigiosa revista The New England Journal of Medicine (Nejm), se ha analizado el efecto de la vacunación masiva desde finales de diciembre de 2020 hasta el 1 de febrero de 2021 con la vacuna de BionTech-Pfizer. Los datos que se desprenden del análisis de una amplia muestra de la población confirman a grandes rasgos las expectativas basadas en las primeras pruebas realizadas por la compañía farmacéutica sobre la alta eficacia de la vacuna contra la enfermedad inducida por el Covid, pero también son muy alentadores en lo que respecta a la protección contra la infección, sobre la que existían las mayores dudas.

Los expertos han analizado el efecto de la vacuna después de la primera y después de la segunda dosis evaluando la protección contra la enfermedad, la hospitalización y la muerte, y finalmente también contra la infección. Los datos son el resultado del análisis de dos grupos (vacunados y no vacunados) formados por casi 600 mil personas.

Los resultados del estudio muestran que la vacuna protege de la infección al 46% con la primera dosis (en los jóvenes incluso al 64%) y al 92% con la segunda; de la enfermedad al 57% (primera dosis) y al 94% (segunda dosis); de la hospitalización al 74% (primera dosis) y al 87% (segunda dosis); de la enfermedad grave al 62% (primera dosis) y al 92% (segunda dosis). La eficacia en la prevención de la muerte se evaluó sólo después de la primera dosis porque el tiempo de observación era insuficiente para mostrar el impacto de la segunda dosis, y es del 72% (presumiblemente será muy superior al 90% con la segunda dosis).

Un aspecto importante es que los resultados obtenidos son similares para todos los grupos de edad analizados y sólo ligeramente inferiores en los pacientes con múltiples enfermedades y factores de riesgo, lo que confirma un alto nivel de eficacia en todos los grupos de edad, incluidos los ancianos. Por último, la eficacia de la vacuna en la prevención de la infección asintomática es temprana, con descensos del 52% a las 2-3 semanas de la primera dosis, e incluso del 90% a los 7 o más días de la segunda dosis. Durante el periodo de estudio, el 80% de las infecciones en Israel se debieron a la variante inglesa B.1.1.7, lo que demuestra que la vacuna de BionTech-Pfizer proporciona una protección óptima también contra esta variante.

Por tanto, este estudio ofrece tres indicaciones clave:

  1. La vacuna de BionTech-Pfizer protege muy eficazmente tanto de la infección como de la enfermedad. Ahora sabemos con certeza que disponemos de un arma formidable para vencer la pandemia mediante la vacunación masiva;
  2. La administración de la segunda dosis permite alcanzar el máximo efecto en la prevención tanto de la infección como de la enfermedad con sus consecuencias más peligrosas como la hospitalización y la muerte;
  3. El uso de esta vacuna, cuando se administra a la población más joven, puede limitar la circulación del virus con gran eficacia, protegiendo a las personas mayores y a las que están en riesgo no sólo directamente, sino también indirectamente.

También puedes leer: Cómo será el verano del 2021 con el coronavirus: el mejor y el peor escenario