LifeStyle

Los frutos secos durante el embarazo hacen que los bebés sean más inteligentes

Los frutos secos durante el embarazo hacen que los niños sean más inteligentes: revela un nuevo estudio científico.

Si comes frutos secos durante tu embarazo, tu bebé será más inteligente. Así lo revela una nueva investigación científica, resaltando los beneficios de las nueces, las almendras y las avellanas.

Durante mucho tiempo ha quedado claro cómo la dieta de las mujeres puede influir en el futuro del niño, por lo que es esencial seguir una dieta equilibrada que contenga los alimentos adecuados. Entre estos se encuentran los frutos secos, que entre sus muchas propiedades tienen también la capacidad de hacer que los niños más pequeños sean más inteligentes.

El estudio, publicado en la revista European Journal of Epidemiology, se llevó a cabo en 2,200 mujeres embarazadas y niños nacidos más tarde con ocho años. ¿Los resultados hablan por sí solos? Las madres que eligieron comer fruta seca durante el embarazo tuvieron hijos más inteligentes. ¿Cuál es la cantidad indicada? Según los investigadores, equivale a tres porciones de nueces, almendras o avellanas (cada una con un peso de 30 gramos) por semana. El consumo debe concentrarse especialmente en las primeras 12 semanas para tener un mejor efecto y este sea más duradero.

La fruta seca tomada en el primer trimestre del embarazo tendrá efectos sorprendentes, favoreciendo el desarrollo de las funciones cognitivas, la memoria y la capacidad de concentración. Los científicos del Instituto de Salud Global de Barcelona están convencidos de que las nueces, almendras, cacahuetes, piñones y avellanas son esenciales para el desarrollo del feto.

Esto se debe a ciertas sustancias presentes en los frutos secos, como los ácidos grasos: Omega 3 y Omega 6, pero también al ácido fólico, que se acumula en el tejido neural del feto, mejorando las facultades mentales. Si los efectos en la salud de los recién nacidos se han descubierto recientemente, ahora se conocen los de la madre. Los frutos secos consumidos durante la gestación ayudan a reducir la hipertensión y la diabetes, contrarrestando el estrés oxidativo.

«El cerebro pasa por una serie de procesos complejos durante la gestación, explicó Florence Gignac, una de las autoras del estudio, y esto significa que la nutrición materna es un factor determinante en el desarrollo cerebral del feto y puede tener efectos a largo plazo”.

«Aunque nuestro estudio no explica las causas de la diferencia entre el primer y el último trimestre, concluyó Jordi Julvez, la literatura científica especula que el ritmo del desarrollo fetal varía durante el embarazo y que hay períodos en los que el desarrollo es especialmente sensible a la dieta materna «.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.