Belleza

El poder de los labiales: lo que nunca te han contado

El labial es una icónica herramienta de belleza que puede cambiar tu rostro y la imagen que proyectas en un solo trazo. La diva Marilyn Monroe lo sabía muy bien. Nunca cruzaba la puerta de su casa sin antes llevar cinco capas de carmín en sus labios. ¿Y qué decir de Cleopatra? La bella reina egipcia que usaba escarabajos rojos y hormigas trituradas como pintalabios.

Desde el uso de los bálsamos con cera de abeja y pigmentos vegetales hasta la actual barra labial, la belleza femenina ha recurrido a esta poderosa arma como recurso para conquistar al mundo o intentar cambiarlo. ¿No lo crees? Sigue leyendo.

Como grito de guerra

Durante la Segunda Guerra Mundial, pintarse los labios elevaba la moral de las mujeres y de los hombres. Aportaba una sensación de que todo estaba normal, pese al conflicto. En ese tiempo, Estados Unidos creó un lápiz labial específico para el ejército americano, junto con una campaña para que las mujeres no descuidaran su imagen.

Una moda ¿desde cuándo?

La historia de los labiales comenzó hace 5000 años en la Mesopotamia antigua, cuando se trituraban piedras semipreciosas para dar color a la boca y los ojos. Al usar tintes naturales, algas, escamas de peces y otros productos se inició el camino hacia la revolución cosmética. En el siglo XVI, la reina Isabel I puso de moda los labios rojos sobre el rostro pálido. Para ello, se mezclaban cera y pigmentos carmesí de plantas.

Como protesta y objeto popular

Cuando las mujeres decidieron luchar por su derecho al voto, las sufragistas tomaron el labial como arma de protesta.  Así alzaban su voz ante el puritanismo reinante de los tiempos victorianos. Desde entonces, es un símbolo del poder femenino.

 

Antes de 1915, llevar el labial en la cartera era un desastre. Por ello, el inventor Maurice Levy ideó el tubo deslizante que hoy nos permite llevarlo a todas partes. Gracias a esto el producto se popularizó.

Ventas que no paran

Los labiales son un indicador de la economía en recesión. Durante las crisis económicas, suben las ventas en la llamada escala “lipstick index”, aunque en los últimos años ha sido reemplazado por el esmalte de uñas. Más de 900 millones de barras de pintalabios son vendidos cada año en todo el mundo. En promedio, cada mujer tiene ocho colores en su kit básico de maquillaje.

Labios que matan

Antes del descubrimiento de la radiación, usar labiales con sustancias radioactivas que brillaban en la oscuridad parecía una buena idea hasta que se conocieron sus mortales efectos. Y no fue la única vez que se asoció con sustancias peligrosas. Al principio, los labiales se mezclaron con bromo, algas y plantas venenosas.

Afortunadamente, eso ya es cosa del pasado y hoy tenemos colores y productos más seguros y para todos los gustos y bolsillos.