Cocina, recetas y alimentos

¿Malos olores en el frigorífico? No te preocupes, te contamos cómo deshacerte de ellos

El frigorífico es un elemento fundamental en la cocina. Este artefacto suele adquirir malos olores en su interior con mucha facilidad. Por suerte, existen algunos métodos naturales muy sencillos y eficaces para tratar este problema: vamos a verlos juntos!

El limón.

Uno de los remedios naturales más populares para solucionar este problema es el limón, sobre todo en rodajas. Solo debes colocar unas cuantas en un recipiente pequeño y ponerlas en el fondo de la nevera, con el fin de que los malos olores se reduzcan considerablemente. No olvides cambiar el limón por lo menos una vez a la semana.

Posos del café.

Toma los posos de café, colócalos dentro de un pequeño recipiente y deja que el café absorba los malos olores. Otra forma es poner el paquete de café terminado con los últimos residuos en el refrigerador.

Las patatas.

Quizás este truco te sorprenda, pero las patatas son un increíble aliado a la hora de combatir los malos olores, basta con pelar una y dejarla dentro del frigorífico durante unos días. No olvide sacarla, ya que puede dañarse y empeorar la situación.

El vinagre.

El vinagre es uno de los ingredientes que más absorbe los olores, además es muy fácil de usar: con sólo medio vaso pequeño, sustituido una vez a la semana, tu frigorífico perderá cualquier olor extraño.

El carbón activado.

Tal vez sea uno de los menos conocidos pero igualmente eficaz. El carbón activado, que se utiliza para reducir la hinchazón, también es útil para eliminar los olores. Basta con colocar un poco en una bandeja y dejarlo en uno o incluso varios compartimientos, si se desea un efecto inmediato.

AROMATIZAR EL FRIGORÍFICO.

Eliminar los malos olores es importante, pero también es bueno tener un frigorífico que huela bien. Veamos qué productos naturales puedes usar para que el frigorífico huela mejor.

El bicarbonato de sodio.

Una increíble forma de eliminar los malos olores de la nevera es colocar en un rincón un pequeño vaso de bicarbonato de sodio. Si le agregas unas gotas de aceites esenciales lo convertirás en un perfecto ambientador.

Los clavos de olor.

Un método innovador para dejar el frigorífico perfumado es pinchar medio limón o media naranja con clavos de olor: la combinación de los dos productos absorberá los malos olores, liberando un aroma agradable durante mucho tiempo.

El extracto de vainilla.

Si te gustan las fragancias dulces, puedes probar empapando un algodón en extracto de vainilla y dejarlo en un plato dentro de la nevera por unos días. Sentirás el efecto inmediatamente.