Los mejores alimentos para ir al gimnasio

Los expertos recomiendan que bajo ninguna circunstancia se deje de comer, ni siquiera si se quiere perder peso o sin seguir un plan alimenticio adecuado para cada persona. Tampoco es recomendable hacer deporte, sobre todo si es intenso, sin plantearse qué, cómo y cuándo comer.

Cuidar nuestra dieta si somos personas activas puede ayudarnos a aumentar el rendimiento, definir la musculatura o perder peso. Además, alimentarnos con los suficientes nutrientes, antioxidantes y calorías para no desfallecer a la hora de hacer ejercicio es la clave.

Y como no existe un único sistema válido para todos, hay que hacerlo en función de si se es hombre o mujer, el peso, la edad, el tiempo que se va a dedicar, qué clase de deporte y con cuánta intensidad se va a practicar.

Según numerosos estudios, una dieta correcta para el gimnasio cuenta aproximadamente en un 70% para lograr el resultado en quienes practican deporte.

Esta es la mejor alimentación para ir al gimnasio

¿Qué comer antes?

Debemos controlar la alimentación antes de hacer uso de las máquinas o una clase dirigida en el gimnasio, y no sobrepasarnos con la comida.

Van perfectos los alimentos en pequeña cantidad pero que contengan las vitaminas necesarias para nutrirnos.

Lo más recomendable son los frutos secos que llevan grasas saludables, avena con leche, un yogur o bien una fruta como un plátano, semillas como la chía que contienen omega3 y proteínas.

Antes de ir al gimnasio es mejor evitar alimentos ricos en grasa o azúcar. Si vienes de hacer una ingesta de comida bastante grande, olvídate ese día del gimnasio o acude cuando hayan pasado al menos 3 horas después de comer.

¿Qué comer después?

Cuando acabemos el entrenamiento, necesitamos hidratarnos rápidamente y comer despacio y poco. Podemos empezar con fruta y también frutos secos, para luego ya hacer una comida algo más completa, a base, por ejemplo, de pescado, ensalada de arroz, pasta con semillas y tomates, lácteos, carnes, huevos y batidos de proteína.

Es el momento de tomar proteína y no de tomar grasas en exceso o de lo contrario todo lo que hemos perdido en el gimnasio lo vamos a recuperar y además no estaremos comiendo de manera saludable.

Al momento de terminar el entrenamiento seguramente tendremos mucha sed, por lo que el agua será nuestra mejor aliada contra la deshidratación, si bien hay algunas bebidas isotónicas que, sin abusar nunca de ellas, pueden reponernos de nuestra gran actividad física.

Sigue estos consejos y sugerencias importantes que te ayudarán mucho:

  • Tres comidas principales al día (desayuno, almuerzo y cena) intercaladas con refrigerios a media mañana y a media tarde.
  • Beber al menos 2 litros de agua al día y aumentar la hidratación al hacer ejercicio.
  • Coma muchas frutas y verduras para obtener las cantidades adecuadas de vitaminas y minerales.
  • En caso de que la nutrición por sí sola no sea suficiente, sugerimos tomar también complementos alimenticios.
  • Limite la cantidad de carbohidratos y coma más proteínas de la carne y el pescado. Sin embargo, sugerimos no eliminar los carbohidratos de la dieta, sino elegir aquellos que tengan un índice glucémico bajo.
  • Es bueno evitar consumir alimentos refinados, especialmente aquellos que contienen azúcar y grasas añadidos. También se debe evitar el uso de bebidas alcohólicas y carbonatadas.

Para un plan personalizado adaptado a tus necesidades y objetivos concretos, tu médico de cabecera o tu dietista-nutricionista van a asesorarte ante cualquier duda que tengas sobre la alimentación adecuada para ir al gimnasio y evolución junto a tu entrenamiento.