Cocina, recetas y alimentos

9 alimentos que se deben comer crudos

Muchos de los alimentos que consumimos a diario no se pueden ingerir crudos, algunos ejemplos son los huevos, el pollo y la carne, pero existen otros que tienen increíbles beneficios para el cuerpo si se consumen sin pasar por algún método de cocción. Por esta razón, hoy te hablaremos sobre 7 alimentos que tienen mejores beneficios si se comen crudos.

Cebollas.

Las cebollas tienen muchos componentes que contribuyen a la salud de nuestro cuerpo, entre ellos se encuentra sus efectos para prevenir el cáncer, gracias a que tiene una gran concentración de flavonoides y quercetina.

Por otro lado, la cebolla hace parte de la familia de las aliáceas, lo que quiere decir que contienen agentes antiplaquetarios que ayudan a prevenir las enfermedades cardiovasculares. Una investigación que se realizó en 2012 descubrió que cuando se calientan las cebollas crudas en un horno se perdía completamente sus propiedades cardiosaludables en tan solo media hora.

Brócoli.

Seguramente cuando estabas pequeño tu madre insistía en que tenías que comer brócoli, pero seguramente ella no sabía que es mejor consumirlos crudos que cocidos. Esta verdura posee un gran nivel de sulforafano, una sustancia con propiedades anticancerígenas, la cual también puede ayudar a prevenir enfermedades cardiacas, hinchazón, depresión y muchos otros padecimientos que afectan la salud de las personas. Si no te gusta el brócoli crudo, intenta cocinarlo al vapor. Este método de cocción es el que mejor conserva sus nutrientes.

Ajo.

Al igual que la cebolla, el ajo es una aliácea y también contiene agentes antiplaquetarios, lo que significa que sus propiedades anti-cardiovasculares también se ven afectadas por el calor. En 2007 se realizó un estudio que descubrió que calentar el ajo a 200 °C por 6 minutos invalidaba completamente las propiedades antiplaquetarias del ajo y afectaba a la eficacia de las propiedades restantes.

El ajo crudo tiene muchos beneficios para la salud de nuestro organismo, pero las investigaciones señalan que someterlo a altas temperaturas hace inoperante la enzima aliinasa y anula totalmente las propiedades antibacterianas que contiene. Triturar el ajo y dejarlo reposar por 10 minutos restaura parcialmente su poder anticancerígeno, sin embargo, el ajo cocido sigue siendo un 30% menos potente que el ajo crudo.

Pimientos rojos.

Asar esta verdura es una manera fácil y rápida de darle más sabor a los alimentos, sin embargo, todo parece indicar que consumir los pimientos crudos es una mejor opción para la buena salud. Los pimientos se encuentran entre los alimentos que ayudan a reforzar el sistema inmunológico, además son ricos en Vitamina C, vitamina que puede verse reducida cuando se expone el pimiento al calor.

Pero sus beneficios no terminan ahí: un estudio publicado en la revista Antioxidants, demostró que los pimientos rojos contienen una cantidad de antioxidantes muy alta, lo cual les otorga beneficios contra el daño oxidativo de las células que pueden incrementar el riesgo de cáncer, diabetes, enfermedad de Alzheimer y muchas otras enfermedades.

Arándanos.

Probablemente sepas que los arándanos son buenos para la salud, esta fruta es una rica fuente de flavonoides, por lo tanto, consumirlas crudas garantiza increíbles resultados para nuestro cuerpo. En el Journal of Agricultural and Food Chemistry se hizo público un estudio en donde se descubrió que procesar los arándanos al cocinarlos reduce sus niveles de polifenoles, por lo que se recomienda mejor consumirlos crudos.

Remolacha.

Sí, se puede comer remolacha cruda sin problema. De hecho, cruda trae grandes beneficios a tu salud, ya que es rica en múltiples vitaminas y nutrientes, incluidas las 3 vitaminas esenciales: calcio, hierro, potasio y muchas otras proteínas. Además, contiene un alto índice de fibra y folato.

La remolacha cocida pierde el 25% de su ácido fólico y otras vitaminas y minerales. Es mejor agregar remolacha rallada a tus ensaladas para darles un toque de color, o puedes crear tu propia ensalada de remolacha cruda con otras verduras crudas o frutos cítricos.

Piña.

La piña asada es una adición exótica para cualquier barbacoa, pero este método de cocción disminuye sus beneficios esenciales para la salud.

Una investigación publicada en Inflammination Bowel Diseases encontró que el jugo de piña fresco era más efectivo para disminuir la hinchazón y la neoplasia del colon (crecimiento anormal de tejido del colon) en ratones que padecían de colitis en comparación con el jugo de piña hervido. Los expertos atribuyen esta diferencia a los altos niveles de bromelina (enzima que ayuda a reducir la hinchazón) en el jugo fresco.