Los peligros de no lavar la ropa nueva antes de usarla

¿Acabas de comprar ropa en las rebajas? Si piensas utilizarla antes de hacerla pasar por la lavadora, piénsatelo bien antes: podrías estar poniendo en riesgo tu salud.

Un reciente estudio realizado por la División de Microbiología e Inmunología de la Universidad de Nueva York, el cual fue confirmado por la reconocida dermatóloga del Centro Médico de la Universidad de Columbia, Lindsey Bondone, en la revista Self, indica que las sustancias que se emplean durante ciertos procesos de fabricación pueden ser el motivo de irritaciones en la piel, especialmente en aquellos con piel sensible.

Dermatitis

La dermatitis es una irritación cutánea que se presenta sobre todo cuando la ropa nueva entra en contacto con nuestra piel sin haber sido previamente lavados. Pero ¿Cuál es el motivo que genera este problema?

El principal motivo se relaciona con las resinas de formaldehído, sustancias químicas que quedan en los tejidos luego de su elaboración, por lo tanto, no solo los tintes utilizados para dar color a la ropa (especialmente el azul) pueden contribuir a la aparición de dicha dermatitis alérgica.

Infecciones y dificultades en el tracto intestinal

Excepto del riesgo de adquirir la dermatitis por las sustancias químicas que se emplean para la fabricación de la ropa, colocarnos ropa nueva sin antes lavarla puede causarnos problemas de salud asociados con las condiciones básicas de higiene personal.

De hecho, cuando nos dirigimos hacia los vestidores públicos para comprobar que la ropa nos quede bien, lo más probable es que no hayamos sido los únicos en el día en haberlo hecho. De este modo, podemos correr el riesgo de que tal vez alguien antes que nosotros con inconvenientes de salud lo haya hecho también. Por lo tanto, esto significa que la ropa que estamos comprando podría portar diversos tipos de gérmenes.

Tener contacto con bacterias y gérmenes que encontramos con mayor frecuencia en las costuras y en las axilas, aumentará rápidamente el riesgo de contraer infecciones de diferente índole.

Pero ¿Cómo podemos evitar las infecciones al probarnos la ropa?

En estos casos, se aconseja que te pruebes las prendas encima de las que estás usando, preferiblemente de algodón y cubriendo la mayor cantidad de piel posible. Por ejemplo, si te vas a probar la talla de una ropa interior, lo más adecuado sería usarlos por encima de tus bragas.

¿Cómo lavar la ropa nueva antes de usarla?

Estos son los cortos pasos para seguir:

  • Después de quitarle la etiqueta, coloque la ropa en un recipiente con agua fría, un poco de detergente y un par de cucharadas de sal y déjelo en remojo.
  • Espere más o menos 20 minutos.
  • Luego pase la ropa a la lavadora y lave a 40 grados para prendas delicadas.
  • Si teme que la tela se desvanezca, ponga la ropa primero en un recipiente junto con un litro de agua a temperatura ambiente, un par de cucharadas de sal gruesa y un vaso de vinagre blanco. Espere 20 minutos y pase la ropa a la lavadora, luego proceda con un lavado a 40 grados. Después ponga la ropa a secar y espere a que esté completamente seca para usarla.