LifeStyle

Posos de café en el fregadero: el remedio que debes probar

Aunque no lo creas, los restos del café son ideales para tratar varios problemas comunes como repeler insectos, abonar las plantas, eliminar malos olores, reducir el aspecto de la celulitis, entre otras cosas. En esta ocasión, vamos a explicarte uno de sus usos dentro de la cocina.

Todos hemos tenido que lidiar con los malos olores en nuestra cocina, especialmente esos que provienen del interior del fregadero, ya que aquí suelen esconderse restos de comida o pequeñas sobras que, en cuestión de unas pocas horas, acaban generando varios olores desagradables e incomodos. Esto ocurre incluso si se lava todo con cuidado.

Además de la gran variedad de detergentes que podemos encontrar en el mercado, existe un pequeño truco poco conocido que no sólo mantiene el fregadero con buen olor, sino que ayuda a desatascarlo cuando los restos de alimentos se convierten en un obstáculo: los pozos de café. Vamos a ver cómo funciona este remedio natural.

Posos de café en el fregadero: ¿Cuáles son los beneficios?

El café es una de las bebidas más populares en todo el mundo, por lo que es normal que siempre tengamos elementos para su preparación en casa. Sea cual sea la presentación en la que se consuma, una cosa es cierta: prepararlo requiere la aparición de los pozos, los cuales tienen un uso muy útil para combatir los malos olores.

Seguramente nunca pensaste que los pozos de café eliminaban los malos olores y restos del fregadero de la cocina, pero si se utilizan correctamente, puedes olvidarte de los malos aromas y reducir las probabilidades de que tus tuberías se estanquen, y esto sólo con unos pocos pasos.

En primer lugar, después de haber preparado tu café, debes recoger bien los pozos en un pequeño recipiente. Viértelos con cuidado cerca del desagüe y abre el chorro intensamente, con agua hirviendo. El agua mezclada con los restos de café, arrasará con la suciedad mientras destapa el fregadero. Una vez hayas finalizado con los primeros pasos, puedes aclarar y limpiar toda la superficie usando un paño de algodón limpio.

Por último, ten en cuenta que no debes tirar los pozos del café a la ligera en tu fregadero. A simple vista, puede que parezca que no hay problema con llevarse todos los restos, pero si no aclaras con cuidado y usando abundante agua caliente, podría echar a perder las tuberías a mediano y largo plazo. Por lo tanto, siempre ten en cuenta el uso de agua hirviendo para tratar los malos olores y haz lo posible para que los demás miembros de tu familia dejen de pensar que el fregadero es un cubo para la basura que puede soportarlo todo.

Síguenos en Google Noticias