Los pulmones se recuperan si dejas de fumar, descubrieron cómo…

Buenas noticias para los que dejan de fumar: el abandono de este mal hábito despierta células especiales que ayudan a los pulmones a regenerarse. Esto se descubrió en un estudio realizado por investigadores del University College London (UCL), basado en los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística.

Las células que se despiertan se encuentran en un nicho en las glándulas submucosas y sólo están presentes en los exfumadores, estando ausentes o imperceptibles en los fumadores. Células que, según los investigadores, protegen contra el cáncer porque permanecen intactas mientras se fuma, a diferencia de otras células pulmonares. Estos últimos, de hecho, sufren mutaciones genéticas, pasando de sanos a cancerígenos, debido a las sustancias químicas presentes en el humo del tabaco.

Los pulmones se recuperan si dejas de fumar

Cuando dejan de fumar, las células desconocidas crecen y reemplazan a las células dañadas en los pulmones, tanto que, en los exfumadores analizados, hasta el 40% de las células estaban sanas, como si nunca hubieran fumado.

Aún no se sabe cómo nacen estas células, cómo resisten las mutaciones y por qué aparecen en personas que han dejado de fumar. El hecho es que su presencia es esencial para recuperar la salud, incluso si se ha estado fumando durante toda la vida, como lo demostró uno de los participantes en el estudio que había fumado 15.000 cigarrillos hasta entonces.

Por eso Peter Campbell, uno de los autores del estudio e investigador del Instituto Wellcome Sanger, sostiene que nunca es demasiado tarde para abandonar este hábito:

«Lo más increíble de nuestro estudio es que muestra con razón que incluso fumando 15.000 paquetes de cigarrillos a lo largo de la vida, como uno de nuestros participantes, algunas células no muestran ningún daño por el tabaco».

Existen hipótesis sobre el motivo por el que son tan resistentes: los investigadores piensan que es su posición, al estar situados en una zona protegida en las glándulas submucosas, una especie de «búnker», lo que los protege de las mutaciones. También tienen la hipótesis de que se expanden sólo después de una lesión pulmonar.

Gracias a ellos los beneficios son inmediatos después de que los cigarrillos se abandonan y aumentan con el tiempo. Las células se activan inmediatamente después, ayudando a regenerar los pulmones sin importar la edad.

La importancia de este descubrimiento

Su descubrimiento es importante porque, de ahora en adelante, al analizarlos mejor, existirá la posibilidad de desarrollar nuevas terapias contra el cáncer, como lo confirmó el profesor Sam Janes de UCL y coautor del estudio.

Contrariamente a la creencia popular, el fumar es por lo tanto reversible. Esta es una buena noticia si se tiene en cuenta que el cáncer de pulmón sigue cobrándose muchas víctimas, unos 8 millones al año en todo el mundo según la OMS, de las cuales el 80/90% son causadas por el consumo de tabaco.