Los que ya han tenido Covid-19 pueden volver a tenerlo con las variantes, y es un problema

Aparentemente, las vacunas crean una inmunidad más amplia que la de la infección real, que no se podrá utilizar para la inmunidad de rebaño.

Un estudio de una vacuna experimental contra el Covid-19 ha demostrado que las personas curadas de la cepa original no están totalmente protegidas contra la nueva variante originada en Sudáfrica y que se está extendiendo rápidamente.

Estos datos son preliminares y no concluyentes, pero las implicaciones potenciales sobre la forma en que se mantendrá la pandemia bajo control son enormes: si las cosas son realmente así, el papel de la vacunación se vuelve aún más decisivo, incluso para los que ya han enfermado y se han recuperado. En resumen, para lograr la inmunidad de grupo -el umbral en el que un número suficiente de personas está protegido y ya no pueden surgir nuevos brotes- sólo podremos confiar en las campañas de vacunación, y no en el progreso normal de la infección.

«La vacuna aparentemente ofrece una mejor protección inmunológica»

Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU., dijo que la vacuna aparentemente ofrece una mejor protección inmunológica contra las nuevas cepas que la propia enfermedad.

El estudio -repitamos una vez más que se trata de datos preliminares- observó que, aparentemente, quienes se recuperaron de la cepa original de Covid-19 no tenían mayor protección inmunitaria contra la cepa sudafricana en comparación con quienes no enfermaron. La variante B.1.351 surgió recientemente en Sudáfrica, pero -al ser más contagiosa que la cepa original- se hizo dominante allí muy rápidamente, y todo indica que puede seguir el mismo camino en el resto del mundo.

Sin embargo, hay que recordar siempre que no hay pruebas que sugieran que las nuevas cepas sean más graves o más mortales que la Covid-19 original, y el hecho de que la protección inmunitaria del » antiguo Covid » contra estas nuevas variantes pueda ser imperfecta no significa en absoluto que la pandemia no vaya a terminar nunca.

«Me preocupa especialmente que ciertas conclusiones radicales y prematuras puedan privar a la gente de esperanza», explica Angela Rasmussen, viróloga del Centro para la Ciencia y la Seguridad de la Salud Global de la Universidad de Georgetown. «Me temo que está calando el mensaje de que nunca nos libraremos de este virus. Cuando eso no es lo que sugieren los datos».

También puedes leer: Insomnio por coronavirus: ¿Qué nos impide dormir durante la pandemia?