Salud

Síntomas de niveles altos de azúcar en la sangre: ¿Cuándo debemos preocuparnos?

El azúcar alto en la sangre, también conocido como hiperglucemia, es un problema común en personas con diabetes mal controlada. Los síntomas pueden variar en intensidad, desde leves hasta graves. Es importante reconocer los signos tempranos de azúcar alta en la sangre para recibir tratamiento de manera temprana y evitar complicaciones graves.

Azúcar en la sangre levemente alta

Cuando los niveles de azúcar en la sangre están continuamente por encima de los límites ideales, generalmente de 200 mg/dL a 350 mg/dL en adultos, pueden presentarse síntomas leves de azúcar alta en la sangre. Algunos de los síntomas más comunes incluyen aumento de la sed, aumento de la micción, pérdida de peso, fatiga y aumento del apetito.

Es importante tener en cuenta que los niños pequeños pueden tener dificultades para reconocer los síntomas del azúcar alta en la sangre. Los padres deben estar atentos y realizar pruebas de azúcar en la sangre si sospechan que su hijo puede tener hiperglucemia. Si los niveles de azúcar en la sangre continúan aumentando, puede llevar a la deshidratación, especialmente en los niños pequeños. Los síntomas de deshidratación incluyen sequedad en la boca, aumento de la sed y piel tibia y seca.

Azúcar en la sangre de moderada a gravemente alta

Cuando los niveles de azúcar en la sangre están continuamente altos, generalmente por encima de 350 mg/dL en adultos, pueden presentarse síntomas más graves de azúcar alta en la sangre. Estos síntomas pueden incluir visión borrosa, sed extrema, aturdimiento, piel sonrojada, caliente y seca, agitación, somnolencia o dificultad para despertarse.

En casos más extremos, si el organismo produce poca o ninguna insulina, pueden presentarse síntomas como respiración rápida y profunda, frecuencia cardíaca rápida y pulso débil, aliento con olor fuerte y afrutado, pérdida del apetito, dolor abdominal y vómitos. Si los niveles de azúcar en la sangre siguen aumentando, puede provocar confusión, letargo e incluso pérdida del conocimiento.

Importancia del diagnóstico temprano

Es fundamental reconocer los primeros signos y síntomas de la hiperglucemia para poder recibir un diagnóstico y tratamiento temprano. Un diagnóstico temprano puede ayudar a prevenir complicaciones graves y mejorar la calidad de vida de las personas con diabetes.

Si experimentas síntomas como micción frecuente, sed excesiva, pérdida de peso inexplicada, fatiga, visión borrosa, cicatrización lenta de heridas, hormigueo o entumecimiento en manos o pies, parches oscuros en la piel, picazón o infecciones recurrentes, es importante acudir a un médico para realizar pruebas y recibir un diagnóstico adecuado.

Factores de riesgo para la diabetes tipo 2

Existen varios factores de riesgo que aumentan las probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2 y experimentar niveles altos de azúcar en la sangre. Algunos de estos factores incluyen:

Sobrepeso u obesidad: El exceso de peso puede dificultar la acción de la insulina en el cuerpo.

Historia familiar de diabetes: Tener parientes cercanos con diabetes aumenta el riesgo de desarrollar la enfermedad.

Edad avanzada: El riesgo de diabetes tipo 2 aumenta a medida que envejecemos.

Vida sedentaria: La falta de actividad física regular puede contribuir al desarrollo de la diabetes tipo 2.

Alimentación poco saludable: Una dieta alta en grasas saturadas, azúcares y carbohidratos refinados puede aumentar el riesgo de hiperglucemia.

Es importante tener en cuenta estos factores de riesgo y tomar medidas para prevenir o controlar la diabetes tipo 2.

Cómo prevenir niveles altos de azúcar en la sangre

La prevención de niveles altos de azúcar en la sangre comienza con la adopción de un estilo de vida saludable. Algunos consejos para prevenir la diabetes tipo 2 y mantener niveles adecuados de azúcar en la sangre incluyen:

Mantener un peso saludable: Mantener un peso adecuado reduce el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Seguir una dieta equilibrada: Consumir alimentos saludables, ricos en fibra y bajos en grasas saturadas y azúcares puede ayudar a mantener los niveles de azúcar en la sangre estables.

Realizar actividad física regularmente: El ejercicio regular ayuda a mejorar la sensibilidad a la insulina y ayuda a controlar los niveles de azúcar en la sangre.

Evitar el consumo excesivo de alcohol: El consumo excesivo de alcohol puede desequilibrar los niveles de azúcar en la sangre.

Controlar el estrés: El estrés crónico puede afectar los niveles de azúcar en la sangre, por lo que es importante encontrar formas saludables de manejarlo.

Tratamiento para niveles altos de azúcar en la sangre

El tratamiento para niveles altos de azúcar en la sangre depende de la causa subyacente y de la gravedad de la hiperglucemia. En casos leves, hacer cambios en el estilo de vida, como seguir una dieta saludable, hacer ejercicio regularmente y perder peso, puede ser suficiente para controlar los niveles de azúcar en la sangre.

En casos más graves, es posible que se necesite medicación para ayudar a controlar los niveles de azúcar en la sangre. Estos medicamentos pueden incluir hipoglucemiantes orales o insulina. Es importante trabajar en estrecha colaboración con un médico para determinar el mejor plan de tratamiento para cada individuo.

4/5 - (4 votos) ¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Angie Bravo