Los síntomas del coronavirus no son sólo tos y fiebre. Estos son todos, según expertos

Cuando se comienzan a identificar los síntomas del coronavirus, nos damos cuenta que esta es una enfermedad de mil caras. Los médicos de todo el mundo que tratan a los infectados son muy conscientes de ello, y cada día aprenden más sobre los efectos del nuevo coronavirus, sus síntomas y el «daño» que causa al cuerpo humano.

Así que a la tos y la fiebre, los primeros síntomas registrados en orden de tiempo, se han añadido con el paso de los días la pérdida del olfato, a menudo asociada a la falta de sentido del gusto, pero también – más recientemente – los síntomas gastrointestinales, dermatológicos, cardíacos.

La labor científica también pone de relieve la complejidad del perfil clínico y biológico de algunos pacientes: por ejemplo, se han ilustrado casos de infección asintomática en algunas personas que tenían una carga viral similar a la observada en los pacientes sintomáticos. Del mismo modo, hubo casos de pacientes moderadamente sintomáticos que presentaban anomalías pulmonares significativas visibles en los exámenes de tórax. Se trata de una revisión de las principales publicaciones científicas, informadas por el periódico francés ‘Le Monde’, que muestran la complejidad de la enfermedad causada por el Sars-CoV-2 y que añaden, de vez en cuando, nuevas piezas al todavía muy incompleto rompecabezas del conocimiento.

Los síntomas del Coronavirus

Goteo nasal, fiebre, tos, lumbago, fatiga: los primeros síntomas del Covid-19 son comparables a los de la gripe. Es comprensible que no fuera fácil distinguir entre estas dos enfermedades en enero pasado en China.

Síntomas gastrointestinales

Hay varios estudios que describen la presencia de síntomas gastrointestinales en la infección de Sars-CoV-2. En algunos casos, registrados en China, se informa de pacientes de Covid-19 que tuvieron diarrea como primer síntoma e incluso, en casos más raros, los pacientes sólo tuvieron síntomas gástricos sin síntomas respiratorios.

Publicado el 28 de marzo en el ‘American Journal of Gastroenterology’, un estudio retrospectivo en el que participaron 204 pacientes con una edad media de 54 años. De ellos, más de la mitad, 103 pacientes, presentaban uno o más síntomas gastrointestinales, en 97 casos acompañados de síntomas respiratorios los demás no. En total, el 18% de los pacientes analizados presentaban al menos un síntoma gastrointestinal específico (diarrea, náuseas, vómitos o dolor abdominal), y a menudo también presentaban un aumento del nivel de enzimas hepáticas. Los autores del estudio también observaron que el período entre el inicio de los síntomas gastrointestinales y la hospitalización es significativamente más largo (9 días) que los otros (7 días).

¿Pero cómo se explica esta sintomatología?

Los investigadores tienen varias hipótesis. En primer lugar, el Sars-CoV-2 es similar al coronavirus responsable del Sars (Sars-CoV). Ambos usan el receptor Ace2 como una «puerta de entrada» a las células que infectan. El virus Sars causa daño al hígado al aumentar la expresión del receptor Ace2 en el hígado; la del nuevo coronavirus también puede dañar directa o indirectamente el sistema digestivo a través de la respuesta inflamatoria del cuerpo. Varios estudios también han demostrado la presencia de material genético del virus en las heces (hasta el 53% de los pacientes analizados). Finalmente, la presencia de coronavirus puede interrumpir la microbiota intestinal, por lo que se están realizando estudios para analizar el impacto del Sars-CoV-2 en la flora bacteriana intestinal.

Transmisión fecal-oral

Todavía hay pocos estudios sobre este tema, por lo que es difícil sacar conclusiones sobre la transmisión de un virus a través de este modo. Pero un estudio pediátrico chino, publicado el 13 de marzo en ‘Nature Medicine’, mostró que en 8 niños el virus estaba presente en las heces, mientras que las muestras nasofaríngeas fueron negativas. Esta evidencia deja abierta la posibilidad de transmisión de oral – fecal de las heces infectadas.

Un estudio de la Universidad China de Hong Kong, publicado el 28 de marzo en el «Journal of Microbiology, Immunology and Infection», demostró que el Sars-CoV-2 puede permanecer en el sistema digestivo más tiempo que en el respiratorio. De hecho, el coronavirus desapareció de las vías respiratorias en unas dos semanas después de que bajara la fiebre, mientras que el ARN viral a veces se detectaba en las heces durante más de cuatro semanas. Una vez más, la persistencia del virus en las heces conduce a la hipótesis de una posible transmisión fecal-oral. Todos estos resultados subrayan aún más la extrema importancia de la higiene, en particular del lavado de manos, para evitar -aunque todavía no se haya confirmado- una posible transmisión fecal-oral.

Síntomas dermatológicos

Muy recientemente, las manifestaciones cutáneas relacionadas con Covid-19 también han atraído la atención de los dermatólogos. Sus observaciones diarias se tradujeron en un estudio, publicado el 26 de marzo en la revista «European Academy of Dermatology». Un artículo anómalo, para esta rama de la medicina, porque carecía de fotografías, ya que era imposible para los médicos ir de una habitación a otra con una cámara potencialmente contaminada por el virus.

En total, de los 88 pacientes estudiados, 18 (20%) presentaron manifestaciones cutáneas: 8 al comienzo de la enfermedad y 10 durante la hospitalización. Se trataba de erupciones eritematosas (enrojecimiento), urticaria difusa o incluso vesículas, lesiones más a menudo concentradas en el tronco que se curaban en pocos días, no proporcionales a la gravedad de la enfermedad, y más similares a los síntomas observados en las infecciones virales comunes.

Daños cardíacos

Un tema muy debatido es el impacto de las enfermedades cardíacas en la mortalidad del Covid-19, a la luz de los últimos datos clínicos. Los primeros datos llegan el 24 de enero, cuando los médicos del Hospital Jin Yin-tan de Whuan describen las características clínicas de 41 pacientes chinos ingresados en el hospital por neumonía e infectados con lo que en ese momento aún no tenía nombre, y que se conocía como el nuevo coronavirus. Cinco de estos pacientes tuvieron una afectación cardíaca aguda, el 12% de los examinados. Dos semanas más tarde, el 7 de febrero, un equipo del Hospital Zhongnan de Wuhan informó de las complicaciones desarrolladas por 85 pacientes ingresados por neumonía asociada al nuevo coronavirus. De estos, cerca del 16% tuvo arritmias y el 7% tuvo un ataque al corazón.

También puedes leer: Encontramos la cura para el coronavirus: el anuncio de los científicos que clonaron a la oveja Dolly