Salud

Síntomas inofensivos de un nivel alto de azúcar en la sangre

Pasar por chequeos médicos para conocer los niveles de azúcar en la sangre es importante para determinar el estado de salud de una persona. De hecho, es esencial para aquellos que tengan sospechas sobre un diagnóstico de diabetes.

El azúcar en la sangre, también conocida como “glucosa”, es el azúcar que se encuentra presente en el torrente sanguíneo. Esta proviene de los alimentos que se consumen a diario y es la principal fuente de energía para el cuerpo humano. Todas las células del cuerpo reciben la glucosa a través de la sangre para ser usada como energía.

Cuando los niveles de azúcar en la sangre están elevados (hiperglucemia), se puede generar serios daños a los nervios, a las venas y a los órganos internos. Además, se pueden desencadenar enfermedades graves para el organismo, siendo la diabetes la más común. Esta enfermedad se caracteriza por mantener elevados los niveles de glucosa, síntoma que con el tiempo puede causar graves problemas. Sin embargo, una persona puede no padecer de diabetes, pero si puede tener problemas de salud si el azúcar en su sangre es muy baja o alta.

Un dato a tener en cuenta es que, cuando los niveles de glucosa están por encima de lo normal, pero no ha llegado al punto de ser signo de diabetes, se le denomina prediabetes. Por lo general, esta afección no suele manifestarse con síntomas, lo cual hace de las pruebas diagnósticas la única alternativa para poder ser descubierta. Si este es el caso, para volver a un estado donde los niveles son seguros, es necesario mantener una alimentación saludable, realizar actividad física y mantener un peso corporal adecuado para ayudar a regular los niveles de azúcar.

Algunos síntomas que indican altos niveles de azúcar en la sangre son:

  1. Fatiga
  2. Visión borrosa.
  3. Dolores de cabeza.
  4. Hambre constante.
  5. Dolor de estómago.
  6. Sed.
  7. Aparición de llagas.
  8. Necesidad frecuente de orinar.
  9. Sequedad en la boca.
  10. Heridas que tardan en curarse.
  11. Problemas de concentración.
  12. Perdida de sensibilidad en la piel.
  13. Dificultad para disminuir inflamaciones.
  14. Piel oscura en el cuello, codos y articulaciones.

Los signos de un nivel bajo de glucosa en la sangre pueden incluir los siguientes:

  1. Mareos.
  2. Fatiga.
  3. Hambre.
  4. Náuseas.
  5. Ansiedad.
  6. Debilidad.
  7. Desorientación.
  8. Sudoración excesiva.
  9. Dificultad para hablar.
  10. Temblores o nerviosismo.

¿Por qué aumentan los niveles de azúcar en la sangre?

Debido a que el aumento de la glucosa puede ser provocado por errores en la alimentación y los hábitos poco saludables, se debe tener mucho cuidado e intentar evitarlos. Entre las causas más comunes encontramos:

  1. Estrés.
  2. Factores genéticos.
  3. Obesidad.
  4. Edad avanzada.
  5. Sedentarismo.
  6. Alimentos ricos en carbohidratos.
  7. Enfermedades infecciosas.

Si llegas a sentir alguno de estos signos o síntomas de un nivel alto o bajo de glucosa, acude con un médico lo antes posible, especialmente si tienes familiares que sufren de diabetes. En cambio, si te encuentras con una persona que padezca esta enfermedad y se ha desmayado, solicita ayuda urgentemente y asegúrate de comunicar al personal de emergencias que la persona inconsciente sufre de diabetes.