LifeStyle

Los 6 errores más comunes que cometemos en la ducha

Me pregunto cuántas veces lo haces en una semana. Seguramente todos los días. La ducha es una de las acciones cotidianas más comunes entre la gente. Entras al baño, te enjabonas, te pones champú, te enjuagas y finalmente te secas, ¿Qué tiene de difícil? Pero curiosamente se presentan los mismos errores cometidos de manera universal. Averigüemos cuáles son.

Ducharse parece ser una acción simple e insignificante. Lo hacemos todos los días, antes o después del trabajo, pero probablemente sin prestar mucha atención a lo que realmente hacemos ya que todos tendemos a cometer los mismos errores en la ducha. En este artículo descubriremos los errores más comunes que cometemos en la ducha y cómo hacerla más agradable y relajante.

Los errores comunes que debes evitar en la ducha

  1. Lavarse el pelo todos los días

¿Te duchas todos los días y te lavas el pelo también? No es ideal si quieres tener un pelo sano y atractivo. De hecho, los expertos en cabello y cuero cabelludo dicen que es un gran error.

Habrás notado que tu cabello a veces se ve grasoso incluso después de lavarlo, lo que significa que te lo lavas con demasiada frecuencia. Recuerda que cuando tu cabello está mojado es más susceptible de dañarse y el uso de champús y acondicionadores ricos en detergentes sólo empeorará la situación.

Si tiene un cabello fino y delgado, no debe lavarlo más de dos veces por semana para ayudar a mantener la producción natural de sebo y el correcto equilibrio de la humedad. Si tiene el cabello rizado o grueso, se recomienda lavar con champú sólo una vez a la semana, ya que tarda más tiempo en recuperar una cantidad suficiente de aceites naturales. Si siente la necesidad de lavarse el pelo más a menudo, intente mojarlo a mediados de la semana aplicando sólo el acondicionador y enjuagándolo bien después.

  1. No ducharse después del entrenamiento

Es aconsejable tomar una ducha después de haber terminado el entrenamiento. Tanto si se trata de correr como de hacer ejercicio en el gimnasio, la ducha debería ser obligatoria. No es sólo por el olor desagradable, sino principalmente por las bacterias que se acumulan en su cuerpo. Esto puede causar comezón o granos. Así que la próxima vez que sudes mucho mientras corres, no seas perezoso y date una ducha de inmediato.

  1. Tomar una larga y caliente ducha

La ducha caliente es un puro placer, sobre todo en invierno cuando llegas a casa con frío y agotado. Sin embargo, si sólo tomas duchas calientes, que duran más de quince minutos, tu piel se volverá más seca y con picor. Es aconsejable enjuagar el cuerpo con agua fría durante los últimos 30 segundos de la ducha. Ayudará a su sistema inmunológico y a la circulación de la sangre. ¡También ayudará a tonificar tus músculos y a mejorar tu estado de ánimo cuando estés demasiado estresado!

  1. No cambiar la toalla regularmente

Algunas personas se secan el cuerpo con la toalla frotándola con fuerza. ¡Esto puede hacer que la piel pique más! En lugar de frotar su piel vigorosamente, intente frotarla suavemente. Además, algunas personas se olvidan de sustituir regularmente las toallas sucias por otras limpias. Si crees que secar tu cuerpo limpio no va a ensuciar tu toalla, te equivocas. ¡La toalla puede recoger las células muertas de la piel y causar que se acumulen bacterias!

  1. Olvidar la loción corporal

Después de que termines de ducharte, probablemente tenderás a secarte y a ponerte la ropa. Olvidando una cosa muy importante, ¡la loción corporal! Los poros de la piel se abren después de la ducha, por lo que la piel tiene una mayor predisposición a absorber y, como resultado, a hidratarla más fácilmente. La piel permanecerá húmeda y suave durante un largo período de tiempo. Si quieres que tu piel esté en mejores condiciones, una loción corporal adecuada debería convertirse en tu nueva rutina después de cada ducha.

  1. Lavarse la cara en la ducha

Esta no es una buena rutina, ya que el agua caliente y la presión del agua podrían eliminar los nutrientes de la piel de la cara. Además, los jabones y los geles de ducha pueden secar aún más la piel. Es mejor preferir un limpiador facial neutro y suave y esto no sólo se aplica a los que tienden a tener la piel sensible y con picor.