Los visores de plástico son inútiles para evitar el contagio de coronavirus

Los visores de plástico no tienen ningún efecto protector contra el coronavirus según el estudio de varios investigadores japoneses. El análisis dice que casi el 100% de las gotas más pequeñas emitidas por personas infectadas son capaces de superar casi por completo este tipo de protección tan popular en todo el mundo.

Los visores de plástico se han convertido en un método de protección muy popular, lo vemos en gran parte de trabajadores y peatones todos los días, pero según un estudio reciente realizado por el Centro Riken del Japón y publicado en la revista Physics of Fluids, estos visores no tienen mucha eficacia si de proteger del Covid-19 se trata.

Los visores fueron probados en una simulación por Fugaku, la supercomputadora más rápida del mundo, la cual descubrió que casi el 100% de las gotas aéreas de menos de 20 micrones podían pasar fácilmente por la parte superior o inferior del visor. Por lo tanto, Las gotas más pequeñas que son expulsadas por una persona infectada cuando habla o respira logran atravesar el escudo de plástico por sus zonas descubiertas, y para el caso de las gotas más grandes y superiores a 50 micrones producidas especialmente al toser o estornudar, cerca del 50% logra llegan a ser contenidas por el visor y el resto pueden quedar vagando por el ambiente dependiendo de las corrientes de aire. Por lo tanto, el estudio concluye diciendo que estos instrumentos no cubren toda la cara, lo que permite el paso de las partículas del virus con facilidad.

Además, este y otros estudios hablan de que tipo de mascarillas no funcionan para protegerse del contagio:

El director de la investigación, Makoto Tsubokura y su equipo, confirman que los visores plásticos por sí solos son completamente inútiles y que hace falta llevar una mascarilla quirúrgica que cubra la nariz y la boca para estar realmente protegido. El mejor ejemplo de su uso es la forma como lo hacen los médicos, enfermeras y personal hospitalario. Tsubokura aseguró a The Guardian en una entrevista: «Teniendo en cuenta los resultados de la simulación, debemos decir que la efectividad de los protectores faciales para evitar el contacto directo con las gotas emitidas por una persona infectada es muy limitada si la comparamos con la efectividad de las mascarillas».

Los expertos insisten en que, si se usa solo los visores sin acompañarlos con una mascarilla, el aire libre o el de ambientes muy concurridos puede entrar fácilmente en nuestro organismo, infectándonos con el virus. Otra investigación de la Universidad de Duke tuvo hallazgos similares el mes pasado, concluyendo que el uso de mascarillas N95, mascarillas quirúrgicas de tres capas y mascarillas de algodón son mucho más recomendable para mantenerse protegido.

Hace dos meses, otro estudio uso el mismo sistema para probar la eficacia de varios tipos de mascarillas en el laboratorio. Las simulaciones mostraron que los visores transparentes bloquean la trayectoria de una tos o un estornudo, pero las gotas expulsadas pueden pasar fácilmente por la parte alta o baja del visor y extenderse sobre todo el rostro dependiendo de las corrientes de viento presentes en el momento de la expulsión, aumentando el riesgo de contagio.