Belleza

Luce más joven gracias a los beneficios del bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio es un gran aliado de la belleza, ya que exfolia la piel, preserva su luminosidad e incluso ayuda a combatir las arrugas.

El bicarbonato de sodio es una herramienta polivalente muy efectiva y con grandes capacidades en la cocina, en el mantenimiento del hogar, en las rutinas capilares y también en el cuidado de la piel. Además, es muy económico, ecológico, fácil de usar y muy accesible.

Pero ¿Cuáles son las virtudes del bicarbonato de sodio sobre la piel?

Este producto contiene propiedades purificadoras y antisépticas que ayudan a reequilibrar el pH de la piel, aliviar la hinchazón ocasionada por los granos del acné, limitar la secreción de sebo, aclarar y suavizar la piel gracias a su capacidad para eliminar las células muertas y purifica rel cutis en profundidad.

Del mismo modo, es perfecto para calmar y aliviar las quemaduras de la piel ocasionadas por el sol o los picores provocados por eczemas, psoriasis o urticaria.

Ten en cuenta algunas recomendaciones

No debemos olvidar que el bicarbonato de sodio es abrasivo, por lo tanto, utilizarlo en grandes cantidades o continuamente para exfoliar la piel puede causar irritación. Por otro lado, si eres de piel sensible, recuerda que este producto tiene un efecto agresivo, motivo por el que no te recomendamos utilizarlo.

¿Cómo se debe utilizar el bicarbonato de sodio para el cuidado de la piel?

Existen diversos factores que afectan a la salud cutánea, los más conocidos son los rayos del sol, la contaminación y un estilo de vida poco saludable, todo esto provoca un aumento en la aparición de radicales libres, los cuales son los principales responsables del envejecimiento prematuro. De hecho, esto explica la aparición de arrugas y manchas marrones que alteran la luminosidad y el estado general de la piel. Por lo tanto, si quieres tener una piel joven, brillante y hermosa, prepara cremas o mascarillas a base de bicarbonato de sodio, teniendo en cuenta las necesidades de tu piel.

Bicarbonato para eliminar las arrugas.

Para reducir la aparición de las arrugas y hacer que la piel se vea suave y brillante, mezcla una cucharada de bicarbonato de sodio con un poco de agua en un recipiente. Ahora, agrega un poco de miel y remueve todo hasta que tenga una consistencia homogénea. Por último, aplica la pasta sobre el rostro y deja que actúe durante 20 minutos para luego aclarar con abundante agua.

La miel es un gran ingrediente, ya que funciona como un antioxidante natural que ayuda a combatir los efectos de los radicales libres y humecta la piel. Además, ayuda a reforzar la capa hidrolipídica, una barrera cutánea que protege de las agresiones externas.

¿Qué otros usos tiene el bicarbonato de sodio en el cuidado de la piel?

Para limpiar la piel en profundidad y prevenir manchas, mezcla dos cucharadas de bicarbonato de sodio, el zumo de medio limón y una cucharadita de canela. Aplica la mezcla en tu cara y deja actuar durante 15 minutos. Gracias a sus propiedades antimicrobianas, antisépticas y antiinflamatorias, la canela limpiará la piel, reducirá los poros dilatados y ayudará a prevenir y tratar el acné.

Para conseguir una piel suave y radiante, puedes mezclar bicarbonato de sodio con aceite de coco o de almendras hasta obtener una pasta cremosa con propiedades hidratantes y calmantes. Para usarla, aplica la mezcla sobre el rostro y déjala durante un máximo de 10 minutos. Estos aceites son ricos en antioxidantes y ácidos grasos que ayudan a nutrir la piel y a mantener una consistencia suave y tersa.

Dicho esto, el bicarbonato de sodio tiene varios beneficios para la salud de tu piel. Solo asegúrate de utilizarlo con moderación para evitar efectos secundarios no deseados.