LifeStyleSalud

¿La luz solar es necesaria para mantener una buena salud?

Los días lluviosos son los más anhelados por todos para quedarse en cama. Sin embargo, estos afectan notablemente nuestro estado de ánimo. Pues entre el sueño y la comodidad que generan estos días, la energía disminuye significativamente.

Por el contrario, cuando decidimos salir de casa y exponernos a la luz natural, nuestra energía aumenta rápidamente. Porque sí, la luz solar es necesaria para fomentar una buena salud general. En esta nota, te comentamos sus beneficios.

La luz solar

Beneficios de la luz solar para la salud

Además de aportar una gran cantidad de nutrientes para nuestro cuerpo, la luz solar brinda las siguientes bondades:

Protege la salud mental

Los rayos solares promueven la producción de serotonina, hormona encargada de estimular la felicidad. También generan mayor producción de melatonina, hormona cuya función es regular las fases de sueño. Por eso, la luz natural nos mantiene más despiertos y con un mayor nivel de energía.

Además, exponernos diariamente al sol nos produce una sensación de mayor productividad. Por lo que podemos apegarnos más fácilmente a nuestra rutina diaria.

Regula los niveles de hipertensión

Los rayos ultravioletas del sol se penetran directamente en la piel, dilatando los vasos sanguíneos y, a su vez, reduciendo los altos niveles de tensión arterial. Esto permite mantener en límites normales la presión. Justamente por eso, exponerse moderadamente a los rayos solares es recomendable para las personas hipertensas.

Optimiza la salud de huesos y piel

La luz natural es el amigo más leal para los nutrientes que necesitan nuestros huesos. Pues el sol genera vitamina D, fundamental para mineralizar los huesos y los dientes. Asimismo, salir a caminar o trotar cada tarde soleada suele aumentar los niveles de vitaminas para nuestro cuerpo en general.

Además, los rayos naturales del sol pueden prevenir y controlar enfermedades como la psoriasis y la presencia del acné.

Reduce los niveles de colesterol

La luz natural transforma el colesterol alto que está presente en la sangre en hormonas esteroides, lo que reduce los elevados niveles de colesterol. Ahora, cuando se huye de la presencia del sol, esta ausencia puede provocar que otras sustancias del organismo se conviertan en colesterol.

Mejora el sistema inmune

Los rayos solares tienden a incrementar la cantidad de glóbulos blancos en la sangre, tanto linfocitos como neutrófilos. Ambos son importantes para crear un mecanismo de defensa del organismo ante infecciones y enfermedades que suelen atacar cuando el sistema inmune tiene las defensas bajas.

Ahora que lo sabes, recuerda mantener una rutina que te motive a aumentar tu exposición solar para no llegar al punto de desaprovechar los múltiples beneficios de la luz natural.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.